Rauall

Dios de la guerra, El incansable

Símbolo: Un espadón goteando sangre y una mano sujetándolo por el filo.
Plano: Batensus
Alineamiento: LN
Ámbitos: Asedios, Armas, Armaduras, Castigo, Ejércitos, Guerreros
Dominios: Ley, Fuerza, Guerra, Destrucción, Muerte, Competición, Familia, Justo castigo, Misticismo, Orgullo, Sino, Valor
Arma predilecta: La Fuerza Imparable (Espadón)

Un carruaje de guerra se aproxima, la bruma se levanta y pronto baja del vehículo una sombra que se yergue y permanece inmóvil, de repente, el carruaje toma vida y parece desarmarse, para cada parte ir a parar en aquella sombra, formando una armadura completa de un reluciente y profundo azul oscuro, es Rauall que no se apresura en dejarse ver sin dejar de lado cada detalle.
El dios de la guerra gusta de guiar ejércitos que lo siguen fielmente y no teme castigar a aquellos que lo buscan sólo para cumplir sus deseos personales, vale más un muerto que un guerrero sin honor.

Dogma

El camino es la guerra y el honor mi estandarte, no habrá enemigo grande, no hay aliado torpe, mas la batalla nunca es mía, solo de mi Señor, a la espalda nunca iré y del combate jamás huiré. No hay gloria en la derrota, moriré si con eso he de ganar.

Historia

Con el inicio de la Gran Guerra Divina, en cada gran batalla librada, se escuchaban gritos ahogados que parecían ser traídos por el viento. A medida que la guerra crecía, los gritos parecían cada vez más vívidos y cercanos, era realmente el nacimiento del dios de la guerra, quien se hiciera fuerte acabando con hordas de criaturas, principalmente de Tehamú y de Arrenjel, pero también algunas de los Primordiales. Rauall procuraba combatir con pasión e inteligencia, teniendo siempre una estrategia para cada batalla, fue su misma inteligencia lo que le permitió descubrir el origen de la guerra y apoyar por un corto tiempo a los Primordiales, ya que se veía a sí mismo como un guerrero, mientras que a Arrenjel lo veía como una máquina de destrucción despiadada. Cuando la guerra hubo terminado, algunos Primordiales quisieron acogerlo y tenerlo como aliado, más Rauall prefirió seguir neutral, entrenándose en lo que él mismo llamó, el arte de la guerra, y decidió vivir en el mismo plano que Arrenjel, para poder mantenerlo a raya y estar en constante entrenamiento.

Rauall

El olvido creador jogike jogike