Ivasha

Diosa de la locura, El presagio de lo ignorado

Símbolo: Un cuadrado con un círculo en su interior, que contiene una telaraña
Plano: Amaeferus
Alineamiento: N
Ámbitos: Locura
Dominios: Todos los dominios, inclusive Caos, Ley, Bien, Mal
Arma predilecta: El Abrazo Final (Red)

Invocar a Ivasha es una proeza, a veces arriesgada para cualquier devoto lo suficientemente poderoso y valiente. La diosa de la locura cambia de alineamiento constantemente, y si su aparición no ve con buenos ojos a sus devotos invocadores, seguro que no habrá otro día para intentarlo, por otro lado, si la suerte sonríe, Ivasha puede otorgar poderosas recompensas que seguramente olvidará después, o simplemente ignorará.

Dogma

Sujeta mi mano mientras cuelgas de mis cuernos, cúbrete en mi seno mientras te desollo con mis garras, confía en mi cuidado y sentirás como desgarro tus músculos con mis dientes.
Exige lo que deseas y tendrás una gran recompensa o morirás en el intento.

Historia

El más reciente dios creado por los Guardianes, Ivasha nació producto de la locura a la que llegó el Guardián de la luz, luego de la furia, la destrucción, la decepción y la desesperación, sólo la locura parecía un camino a seguir. Ivasha no fue calculada ni producto de estrategia alguna, como muchos dioses, simplemente fue el resultado de una explosión de salvajismo y de locura, por lo que su mero nacimiento fue en sí, un evento que todos los dioses recuerdan. Ivasha llegó poderosa, y a la vez descontrolada, siendo una amenaza tanto para Primordiales como para Rebelados, pero así como Ivasha podía combatir con fiereza contra los dioses, pronto perdía interés y se perdía en letargos y divagamientos, lo que de alguna manera menguó el interés que había despertado en los demás dioses.
Los Primordiales, viendo lo poderosos que podían ser los nuevos dioses, decidieron poner punto final a esto, uniendo sus fuerzas y las de Rauall, quien ayudaba a conveniencia. Se las arreglaron para mantener el zeclón del multiverso intacto, sin que pudiera salir ni entrar ni un ápice, y evitando de esta manera que los Guardianes pudieran manifestar más sus emociones en forma de dioses y alteraran el equilibrio que tantas veces había sido perturbado.

Ivasha

El olvido creador jogike jogike