Arrenjel

Dios de la destrucción, El Cambiante

Símbolo: Un rostro mitad demonio, mitad arconte, divididos por una gran hacha.
Plano: Batensus
Alineamiento: CM
Ámbitos: Rebelión, Destrucción
Dominios: Caos, Destrucción, Mal, Competición, Fortaleza, Ira, Odio, Pestilencia, Sufrimiento
Arma predilecta: La Mole Profunda (Guja)

Procurando cambiar de apariencia cada vez que se deja ver, lo único constante en Arrenjel es su tendencia por parecer una criatura aberrante y de pesadilla. Su clero le invoca muy poco, entre otras cosas, porque cada aparición trae consigo la destrucción del lugar de invocación.

Dogma

Arrasa, destruye, combate y acaba. Mi arma en tus manos los gritos arrancará, la sangre correrá y al cielo se alzarán las súplicas de todos pidiendo su final. Nunca descansarás y en mi nombre te has de levantar, con tu sangre aplasta quien en tu camino se cruzara.

Historia

El primero y más poderoso de los dioses Rebelados, Arrenjel nació por el deseo de los Guardianes de destruir a los dioses Primordiales, pero Arrenjel era indomable e impredecible y su propia creación fue un evento de destrucción total, donde varios Primordiales se unieron solo para contenerlo, luego de muchos esfuerzos y con el nacimiento de otros Rebelados, la inevitable Gran Guerra Divina inició. Esta lucha que parecía predestinada a terminar con la derrota de los Primordiales, tomaría un inesperado giro al morir la diosa del agua y al ser dividido, a causa de ello, el poder de Arrenjel, así se creó un nuevo equilibrio, donde los nuevos dioses Rebelados tenían una parte de aquel poder.

Arrenjel

El olvido creador jogike jogike