El inicio de todo

El moldeo del multiverso.

Cada Dios tomó poder de un plano, lo habitó, lo construyó. Algunos planos que no eran habitados por Dioses tenían creaciones de varios de ellos, fue así como las aguas, arenas, vientos y demás, comenzaron a formar grupos y a tener forma, algunos planos eran puro fuego, magma y lava, mientras otros eran riscos, acantilados, abismos y yermos grises.
Un plano, se comenzó a diferenciar de los demás, pues cada Dios comenzó a ubicar sus creaciones en este plano, el material. Y así se diferenciaron los mares llenos de agua, de la tierra cubierta de arena, y las montañas hechas de roca, el cielo se llenó del aire y formó una atmósfera.
Las creaciones estáticas de los Dioses eran aburridas, y fue entonces cuando Eiláatir, creó una criatura con conciencia, inteligencia y capaz de usar las cosas que los planos tenían, fue el nacimiento de la primera raza, los Elfos. Los demás dioses viendo esto comenzaron a poblar igualmente sus planos con criaturas, engendros, razas y todo tipo de monstruos, bestias, elementales, aberraciones y otras cosas más. Cada plano comenzó a tener un tipo de criatura que lo predominaba, en el material, eran los elfos, aún cuando otros seres llegaron hasta el plano material, los elfos supieron mantenerlos a raya.

El límite de la magia

Ázafhel, una de las diosas más estudiosas del zeclón, quien no había realizado creación alguna, vio que el zeclón tenía mas utilidades que solo materializarlo en rocas, agua y demás elementos, también podía transmutarlo, canalizarlo y usarlo para transformar la realidad misma de los planos, a éstas transformaciones Ázafhel llamó conjuros. Y creó muchos conjuros, que tomaban grandes cantidades de zeclón, y permitían un control casi total de la materia misma, a tal punto que varios planos de existencia fueron destruidos.
Era tal el poder e inestabilidad de estos conjuros, que Ázafhel los encerró todos en un plano secreto, bajo protecciones que solo ella conoce, para que ningún ser pudiera usarlos de nuevo, pues comprometería la existencia del multiverso, luego de esto Ázafhel limitó el poder de los conjuros que podían ser lanzados canalizando el zeclón. Es desde entonces que los conjuros no sobrepasan el noveno nivel de poder.

Las razas primordiales.

Al ver la proliferación de vida élfica y los cambios que éstos producían al plano material, otros Dioses quisieron crear más razas para poblar este plano, algunos por simple envidia y otros para complementar la labor de Eiláatir. Nacen así las llamadas razas primordiales, Kefhos, Dios creador de las montañas, formó de estas rocas a los Enanos, Feberraltir, quien hiciera las colinas y llanuras, creó una raza pequeña, pero inteligente, la llamó Gnomos, Hapirith, señor creador de los bailes y juegos, creó a los Medianos, y, finalmente, Lerman, quien hasta el momento no había usado el zeclón más que para investigarlo, sin crear nada, fue quien en su primer intento hizo a los Humanos, criaturas muy adaptables, de gran capacidad de aprendizaje, pero de corta vida, debido a la inexperiencia de Lerman.
Éstas cuatro razas, junto con los elfos, poblaron el plano material, construyendo culturas únicas y ciudades majestuosas.

El inicio de todo

El olvido creador jogike jogike