Eiláatir

Diosa de los Elfos, La Primera Madre

Símbolo: Un mar con una luna y 2 estrellas sobre él
Plano: Fharnia
Alineamiento: LN
Ámbitos: Longevidad, Belleza, Encantamientos, Marea, Luna
Dominios: Agua, Ley, Protección, Saber, Vegetal, Comunidad, Élfico, Luna
Arma predilecta: La Luna Negra (Arco largo)

Eiláatir, cuando se deja ver, toma apariencia élfica, muy semejante a los elfos solares, pero claramente más alta que éstos, con cabellos dorados que irradian constantemente luz de día, sus ojos azul profundos controlan las mareas, y su pupila en vez de ser negra, es gris como la primera luna, que ella misma hizo para sus hijos, los elfos acuáticos. Su piel es de un tono azul claro, con destellos luminosos y vetas más claras aún, pareciendo reflejar constantemente el flujo de agua por su cuerpo.

Dogma

El alma del bosque resguardaré, bajo las olas viajaré y los mares protegeré, al animal indefenso ayudaré. La belleza en todo lo que hago resaltaré, sin prisas siempre actuaré y por encima del mundo, al elfo hermano cuidaré, así en su celeste regazo por siempre descansaré.

Historia

Eiláatir, siendo de los primeros dioses producto de las expresiones de los Guardianes, fue también la primera diosa que usó el zeclón para crear algo. Eiláatir llenó varios planos de agua, creó astros a los que llamó lunas y experimentó con una gran cantidad de líquidos en muchas formas y dimensiones. Cuando el plano material comenzó a tener predominancia sobre los demás planos, Eiláatir creó los bosques y selvas, poniendo especial cuidado de dar un lugar en el cual vivir a cada criatura que los demás dioses iban creando, así fué como los bosques fueron los primeros lugares llenos de vida y de movimiento, con cada animal y bestia mágica que llegaba, Eiláatir buscaba la manera de tenerle su lugar para que viviera en armonía con los demás. Cuando prácticamente cada dios existente había colocado sus creaciones en el plano material, Eiláatir sintió la necesidad de crear alguna criatura que pudiera aprovechar sus creaciones y las de los demás dioses, fue entonces cuando con mucho empeño y cuidado se crearon los primeros seres inteligentes, Eiláatir los llamó elfos y les regaló como su hogar, los bosques.
Luego de la Gran Guerra Divina, en la cual murieran los dioses de la tierra y el agua, Eiláatir cedió a la diosa de la naturaleza su dominio sobre la mayoría de los líquidos que había creado, con el fin de establecer nuevamente un equilibrio entre los dioses sobrevivientes.

Eiláatir

El olvido creador jogike jogike