El olvido creador

Un reencuentro con un viejo ¿Amigo?

Dante continua pensativo en el Limo Púrpura, mientras Arpad, Filo, Petirojo y Melinof estan en la parte de habitaciones. En ese momento llega Kuthruel y Arpad reune a todos para contarles sobre la reunión con el “Maestro” explicando que lo que se tratará allí tendrá repercusión en el mundo mismo. Petirojo y Kuthruel aceptan, Dante decide quedarse y antes de que puedan preguntarle a So, esta ya partió de aquella taberna. En medio ciclo parten los que aceptaron y se dirigen al lugar de la reunión. Un lugar bastante alejado mientras van llegando pueden observar un poco de gente jugando, hablando y disfrutando del paisaje, Kuthruel rápidamente se da cuenta de que se trata de una ilusión y advierte a los demás que no se dejen llevar por lo que ven. Mientras avanzan una pequeña niña (que hace parte de la ilusión) les enseña el camino. Momentos más tarde llegan donde un viejo que más tarde revelaría como “El Maestro”, algo sorprendido por la poca asistencia , ya que esperaba encontrarse con todo el grupo, pregunta a los aventureros si no eran más ya que estaba al tanto de una criatura que les sobrevolaba, Abre un poco el campo de la ilusión y los aventureros distinguen a So. Kuthruel sube a averiguar sus intenciones y le explica de la reunión y si le gustaría participar de esta. So asiente y bajan juntos de nuevo hacia donde el viejo. Una vez completos el “Maestro” comienza a explicarle sus hallazgos sobre los ataques al templo de Unhi Era y advierte de que no es sólo en la ciudad, si no en varias zonas del mundo y que posiblemente estos ataques tengan que ver con el evento pasado cuando la magia falló y un posible fin del mundo y le pide a Kuthruel si puede ir al lugar y realizar un conocimiento de Leyendas para tener alguna pista de las intenciones de aquellas criaturas que destrozaron el templo. Además también les dice sobre sus descubrimientos en los enclaves de Helkadil en los que el grupo estuvo anteriormente, y el desconcertante descubrimiento de una criatura con la cual los Helkadinos lucharon antaño, la cual no pudo ser derrotada aunque si fue forzada a esconderse y lo hace en este mismo plano. So expresa su curiosidad acerca de la pregunta que puede ser respondida por el viejo, sin embargo pierde el interés cuando se da cuenta que en realidad estaría entregando su libertad. Kuthruel por su parte le habla sobre el cerebro del dragón y su curiosidad sobre la ubicación del tesoro de aquel dragón, El Maestro toma el cerebro y promete decir lo que encuentre en este.
Mientras tanto Dante decide ir al templo púrpura de Zechi para expiar sus pecados, explica sus intenciones al buen cuidador de la puerta y este lo guía por una serie de pasillos hasta que llega a una habitación en la cual hay un trono, Dante se sienta en este y explica sus intenciones de querer cambiarse a este templo. De los zarcillos del suelo surge un humano bastante magullado y le explica (algo exaltado) que no es tan fácil como decir y ya, le advierte que no vuelva hasta que pierda sus poderes y allí termina la conversación, Dante se retira y deja una vela al frente del retrato del duende con el que antes habló y volvió al Limo.
Kuthruel se comunica con el mago del grupo de aventureros que conocieron cuando necesitaba un Kobold. Les dice que está en camino con el sujeto del que les habló anteriormente para que se uniera a su grupo. El mago dispone el lugar para la llegada de Kuthruel. Una vez allí Filoprofundo se despide de su maestro y le agradece por todo lo que ha hecho por él. Kuth se despide y parte a Priano tras la pista de un comerciante de telas que tiene información sobre el día que falló la magia. tras una breve busqueda da con él y se presenta. Aunque al principio el contacto se muestra receloso al final termina confiando en Kuthruel ya que confía en la referencia de Meikos que mencionó. Le comenta sobre la red de investigación que se ha formado y los datos que hasta ahora han descubierto. Kuth también aporta un poco de lo que sabe y se va satisfecho, ya que podrá estar al tanto de la investigación y conoce un poco de los miembros que la conforman. Se despide no sin antes comprar unas prendas para sus protegidos en Logos. Antes de partir de Priano se dirige al puerto con la intención de comprar unos cuantos esclavos. Entra a un navío y en este encuentra algunos, debido a su bajo precio los compra todos y los lleva consigo a la fortaleza de sus antiguos compañeros en Logos, donde convoca un ángel para curar todas sus enfermedades. También se entera de que algunos no logran entender común. Dejando los detalles para después pide que los alimenten y parte a la casa de Sadana a entregar las prendas que anteriormente compró.
El Petirojo volvió al lugar de los Arcanos del arte, aunque al principio tuvo dificultad para ingresar finalmente lo logró. Una vez allí busco un trabajo para hacer mientras tenia noticias de Kuthruel. Acepta un trabajo estructural en una casa bastante ostentosa. Allí ofrece sus conocimientos sobre composiciones de metales, junto con otros artesanos llegan a un acuerdo y se disponen a fabricar el material que Petirojo sugirió para la estructura.
Mientras tanto Arpad se dispone a aprender más de la diosa de la muerte, Iyaki, Para obtener respuestas sobre su duda acerca de la esencia propia de cada ser, Aprende su dogma y se dirige al interior del templo para recitar este; cuando lo hace solo unas cuantas partes del dogma se dibujan en sangre al frente suyo, deduce que las partes que faltan son las que aún no comprende con claridad. Intenta de nuevo minutos más tarde y esta vez lo hace con sus ojos cerrados en el instante que lo hace se encuentra en una visión, en la cual hay un charco de sangre en el cual constantemente cae una gota. Pasa un buen tiempo en aquella visión y le hacen una última pregunta “¿Cuál es el nombre del arma de Iyaki?” la busca un buen tiempo en su mente hasta que por fin la encuentra: “El Grito del Destino” en cuanto responde el templo de Iyaki le da una respuesta: Sólo Iyaki puede cambiar la esencia de un ser. Arpad comprende esto y sabe que tiene que ganarse el favor de Iyaki para este fin. Acepta una misión del templo como agradecimiento al conocimiento que recibió.
Dante aún confundido regresa al templo púrpura de Zechi para insistir con su conversión. hace de nuevo el recorrido hasta la sala de aquel trono y se sienta. De nuevo expresa sus intenciones de cambiarse de templo , sale el humano de entre los zarcillos y algo furioso le dice a Dante insolente. Lo toca y le deja ciego y le dice que la próxima vez no le saldrá tan barato. Dante siente que cae y sin poder ver decide quedarse ahí hasta que alguien venga a su auxilio. Momentos más tarde escucha una voz y una criatura que se arrastra por el lugar y le ofrece llevarlo hacia la salida con la condición de cortar una cuerda, Dante se niega al principio pero accede al saber que no tiene otra opción. Sigue a la criatura hasta la “cuerda” le advierte que esta maldita y no debe tocarla. Dante toma su espadón y se dispone a cortar la “cuerda” en un primer intento falla y en el segundo lo logra, un líquido salta a su cuerpo en el fondo se escucha los gritos de unos niños “!LA MATÓ, LA MATÓ!” Algo se revuelve en el estómago de Dante, toca lo que era “la cuerda” maldita y resulta ser el cuerpo sin vida de lo que él siente como un humanoide mediano. Posiblemente mató una madre enfrente de sus hijos. Desorientado y asustado finalmente sale del templo a la calle, cubierto de sangre la gente se acerca a él y le ofrece su ayuda, un guardia lo lleva al barquero dorado donde Melinof se encarga de él. Con muchas cosas en su cabeza pasa de acompañar(por ahora) a sus compañeros en la nueva misión que tienen.

View
¿Paladín o Piñata? La historia de los incomprendidos
Pelear contra no muertos para Dummies

Templo Unhi Era
La exploración iba progresando a buen ritmo, los paladines cumplían cada uno con una labor específica: uno redacta el informe, otro vigila, otro prepara la tienda de campaña en lo que se piensa es el límite del “templo” para no afectar la zona, y Dante se encarga de velar por el bienestar de todos.

“Muchachos, cómo van las cosas? Ya está haciendo como hambre, qué tal si armamos el campamento?”
“Señor Dante, ya las tiendas están preparadas, dentro de poco tendremos la comida preparada”
“¡Viva Zechi!”

Mientras Dante desplegaba todo su esplendor y carisma como líder, el resto del grupo inspeccionaba la zona a fondo, procurando hallar cualquier indicio de lo que fuera, literalmente, ya que no tenían mucha pista de qué buscaban en realidad. De pronto, mientras investiga las ruinas de lo que se cree era el templo, Melinos logra divisar algunos patrones extraños en el entorno, con un poco de perspectiva se da cuenta que en varias zonas del lugar existen figuras labradas a partir de la naturaleza misma, los símbolos de Unhi Era (Pluma, Ojo, Gota, Hoja). Encuentra una especie de cuenco ceremonial y lo que parece ser un humanoide, al menos la mitad superior, que hasta ahora es el cadáver más completo que han podido hallar, lo demás eran trozos como manos o pies. Además, también encontró un algo que parece ser un manto ceremonial, notoriamente trabajado en su diseño. Melinos y Kuthruel son quienes poseen las habilidades de rastreo y detección más desarrolladas, así que ellos son quienes están liderando la exploración.

“Señor Kuthruel, esto de pronto nos sirve para algo, qué hacemos?”
“Eso parece ser un orco-ogro-osgo-cosa con ojos, pero el tamaño no cuadra… mejor nos lo llevamos y que un clérigo le pregunte”

El tiempo transcurría y la exploración parecía llegar a su fin en esta zona del bosque, no obstante, Melinos había detectado lo que parecía un sendero, apenas perceptible para alguien con sus sentidos, que se dirigía fuera del templo. Dio aviso al mago, y este decidió ir a explorar junto a los otros dos aventureros que habían venido a la campaña; Arpad, por su parte, estaba inmerso en otros asuntos y decidió quedarse con los paladines al lado del templo.

“Primero fue el huevo o el Kenku? Será que hay hembras Kenku? Armando campamento con fogata en templo de Unhi Era, algunos están aburridos de la vida…”

En otro lugar del bosque, Kuthruel, Filoprofundo, un tipo con un hacha, Odan, y la cartógrafa están explorando una zona que él ha descubierto gracias a sus tremendas habilidades de rastreo y agudos sentidos. Parece que este lugar es una especie de ciudadela natural, al mejor estilo druida: mimetizando su forma de vida con la naturaleza, aprovechando lo que les ofrece y conviviendo en equilibrio con su entorno. Ellos se disponen a explorar toda la zona que queda cerca del templo, mientras los paladines terminan de asentarse.

“Brbrbrbrbrbrbr, qué frío tan horrible. Échele leña al fuego, que se sienta Zechi, carajo!”
“Don Dante, la comida estará en poco tiempo, por favor espere un poco más”
“Está bien, buen trabajo. Ustedes no dejan que uno haga nada y uno queriendo ayudar, qué amables”

Todo era calma, frío y silencio, salvo por las armaduras de los paladines que interrumpían la calma con cada movimiento de estos, de repente uno de ellos logra notar algo en el firmamento.

“Uh? Oigan, eso allá arriba qué es?”
“Dónde? No veo nada, deje de inventar cuentos!”
“Que ahí está, vea, ahí, ahí!”
“Don Dante, usted ve algo?”
“Ah? Seguro no es nada, confíen en mi muchachos, más bien échele leña al fuego”

De un momento a otro, siete luces empiezan a descender sobre aquellas ruinas. A medida que avanzan se hacen más notables y fáciles de discernir. Unas criaturas con cuerpos delgados, la piel pegada de los huesos y aspecto etéreo que emiten un tenue resplandor se posan sobre aquella zona y fijan sus miradas sobre el paladín que las había visto, de inmediato él siente que su conexión con Zechi se pierde.

“Kuek! Qué está pasando?”

Las siete criaturas, casi de inmediato, empiezan a dibujar un circulo mientras levitan alrededor del punto central de las ruinas y a emitir unos sonidos guturales, tal vez algún cántico en idioma desconocido. El paladín sin conexión se aleja de a poco, mientras Dante, valiente, valeroso, carismático y poderoso líder sale a escena. Dante, los demás paladines, Melinos y Arpad reaccionan a su modo.

“Avisen a los demás que algo está ocurriendo!”
“Zechi, por qué me has abandonado?”
“O sea que ya no vamos a comer?”
“Argh, mi mami siempre decía que mejor fuera clérigo”
“Yo iré rápidamente a avisar a los demás!”
“Soy una sombra obscura, ahora me ven, ahora no me ven!”
“Uhh, huele a formol… mejor me alejo lentamente“

Uno de los paladines sale a toda velocidad hacia el lugar donde se encuentran los demás, mientras tanto, Dante comanda magníficamente a sus subordinados y Melinos, oculto en algún sitio del bosque, observa la escena. Arpad se ha ido alejando poco a poco hacia donde se encuentra uno de los grifos y empieza alejarse con él, esperando lo peor como buen superviviente.

“Estos bichos raros, por el poder de Zechi, los voy a cortar en pedazos!”
“Zechi, por qué me has abandonado!”
“Ya casi encuentro mis jabalinas”
“Si me escondo aquí y me quedo calladito, no me pasa nada”

Dante realizó algunas maniobras para encargarse de las criaturas, pero estas no parecieron darle importancia, sólo posaron sus ojos sobre él y entonces su conexión con Zechi se perdió. Justo en ése momento, Melinos recibió dos golpes fortísimos que lo tomaron por sorpresa y le hicieron gran daño al tiempo de hacerle sentir débil. Como acto reflejo, Melinos sale de su camuflaje y se aleja de la zona en dirección a los que están lejos de allí, la misma dirección en la que hace un momento un paladín había corrido. Arpad no pudo presenciar más que la escenas de aquellos espectros levitando, el terreno no le permitía tener muy buena visión.

“Pero qué car… vengan que aquí les tengo el cariño, de a uno y los atiendo a todos!”
“Wuah? Zechi, oh Zechi… dónde estás que no te siento?”
“Kuaaak! Huy, pero qué me acaba de golpear, AUCH. Suerte es que les digo!”
“Ya encontré mis Jabalinas!”
“Mala yuyu ,mala yuyu”

De un momento a otro, el paladín que había perdido su conexión con Zechi fue atacado de la misma sorpresiva y mortal manera que Melinos, sintiendo su vitalidad mermada y el impacto brutal que le generaba gran daño. Luego fue el paladin que tenía preparada las Jabalinas quien recibió el ataque, con efectos similares. Dante, advirtiendo el inminente peligro, heroicamente va en defensa de sus subordinados, les ordena que inicien la retirada hacia la zona de los grifos, ya que él se quedará en la retaguardia para protegerlos. Por su parte, Arpad había salido a toda velocidad a darle aviso a los otros sobre lo que ocurría:

“Zechi, por qué me ha… Ouch, Ouch, Kuaaak!”
“Aquí están las Jab… Uhg! Puaj!”
“Retirada, corran por sus vidas!”
“Mejor le digo a los otros, a ver si los pueden ayudar”

Mientras los paladines recibían golpes como piñatas, el otro paladin seguía corriendo hacia los otros para dar aviso, Melinos continuaba corriendo a toda velocidad hacia la misma dirección, Arpad ya había alcanzado a la otra parte del grupo, informado sobre las criaturas y recibido algunas pistas de lo que podrían ser, gracias a Kuthruel, acordaron verse en la zona de los grifos y no seguir arriesgando la vida, no les pagan tanto. Mientras Arpad estaba en su viaje de vuelta, Melinos alcanzaba al paladín en su carrera, avisando a los demás de lo sucedido. Al momento el paladín les alcanzo y Kuthruel decidió usar magia de teletransportación para acelerar la retirada, no era conveniente pelear contra cosas que eran, a todas luces, más fuertes y mejor preparadas que el grupo.

“Vea, esas criaturas están cantando y haciendo cosas extrañas”
“Según lo que me describe, esos son muertos vivientes, mala cosa, mejor vámonos que no les podemos”
“Por qué carajos no me quité la armadura para correr!”
“AUXILIOOOOO!”

Cuando Arpad regresaba al sitio donde dejó al grifo, no había visto a los paladines, así que decidió ir a ver qué los tardaba tanto, se preparó con algunas medidas preventivas contra no muertos. Tan pronto se había acercado, vio como algo atacaba a los paladines, Dante estaba visiblemente maltratado, y los otros dos estaban al borde del colapso. En un acto reflejo, Arpad maniobra para protegerlos, recibiendo dos impactos brutalmente poderosos en el acto, sólo por tener una buena constitución no resultaron peores las cosas. En un momento más lograron llegar todos a donde se encontraban los grifos y emprender la huida.

Ya a salvo en el templo de Zechi, todos rindieron reporte de lo sucedido. Se impartieron curaciones, inspección de maldiciones y demás efectos negativos que pudieron sufrir en el ataque. Luego se acordó que tendrían un ciclo para ir a recoger sus recompensas, mientras el templo concluye la recopilación de información y reconstruye todo lo ocurrido a partir de allí. Dante el valeroso decide aprovechar este tiempo para ir a visitar a su amada So, que se encuentra en el templo hermano de Zechi. Allí, recibe el buen trato y la cordialidad de sus hermanos seguidores de Zechi.

“Usted otra vez, qué quiere, visitar a su morchis? Bajándose del oro, socio”
“Ah, venga, déjeme ver a mi amorcito, vea que este verano me tiene grave”

En el templo, Dante se encuentra con un gnomo extraño, al intentar revisar sus niveles de poder divino pierde el conocimiento. Cuando se despierta, el gnomo sigue allí, le da indicaciones de a dónde dirigirse y cómo abrir la puerta que lo dejará ver a So. Dante sigue las indicaciones y, dando con el recinto adecuado, se encuentra con una So en situación aparentemente lamentable, de pie y sujeta por cadenas, bajo el cuidado de una criatura que no es agradable describir. Sin embargo, hay un cambio, cuando él se acerca a abrazarla, toda la magia que tiene sobre él sigue funcionando, su campo anti-magia aparentemente ya no funciona. Y bueno, para no hacer el cuento más largo, parece que la mamá de Dante no le dijo que no recibiera cosas de extraños, porque la criatura que cuidaba a So le ofreció una especie de moneda y Dante, sin mediar palabra, se la metió a la boca. La alucinación fue tal, que no hay palabras para describirlo..

“Severo viaje, no? Bienvenido de vuelta al plano material”
“Huy, cucho, sabe qué? Mera vuelta… vi a Zechi y todo”

Digan no a las drogas, muchachos, y no acepten cosas de extraños. FIN

View
El fin justifica los medios
Exploración para dummies

La siguiente narración se construyó a partir de escritos encontrados en unas ruinas en medio de un bosque en lo alto de una montaña. Los nombres fueron cambiados por motivos de seguridad y la secuencia de eventos no corresponde necesariamente a un orden lineal. Lea bajo su propio riesgo

Kuthruel está en Logos

Luego de ser liberado, Kuthruel se trasladó a Logos para descansar un poco de su letargo mágico y existencial. Estando en la ciudad, fue en busca de aquella humana (Zadana) que liberó de la tiranía heterofalopatriarcal del esposo, ahora puesta bajo la tutela de Hironius quien ha estado a cargo de la instrucción de los hijos de la mujer, y ella misma, en las diferentes profesiones en las que pudieran tener algún tipo de talento.
Inicialmente se quedaría en casa de esta mujer un par de ciclos, para eventualmente reunirse con el grupo; no obstante, el apetito por los bajos instintos le arrebata, es así como se toma la libertad de proponerle a esta mujer si desea compartir el lecho con él a cambio de oro, el mismo que gastaría si fuera a un templo de Hapirith, que para una persona común significaría una suma equivalente a varios meses de vida sin preocupaciones. Apelando a su decencia y pudor, la mujer se niega, aclarando que lo hace más por una deuda moral que siente para con él, y no porque no sienta deseos carnales.
Kuthruel no insiste, aceptando la honestidad de la mujer y se va a pasar un tiempo en el templo, aunque él no siga a un dios en particular, no se priva de los privilegios que uno y otro le puedan ofrecer como invitado de sus templos.

Melinos está en el templo de Zechi con Dante

Con el tiempo, Melinos se ha ido acercando más y más al templo de Zechi en búsqueda de la iluminación por parte de esta diosa, logrando por ahora iniciarse en los primeros y más sencillos misterios que cualquier seguidor debería conocer. Por su parte, Dante atiende a una reunión de emergencia que ha sido convocada con motivo del ataque sufrido por el templo durante el Noxante. En dicha reunión se exponen los resultados de las investigaciones: el templo de Zechi fue atacado en respuesta a un ataque que sufrieron los seres amorfos que pasaban cerca de él, más como una muestra de poder y advertencia “no se entrometan”, eso sospechan; también se logró descubrir que un templo de Unhi Era a las afueras de Abjanel ha sido completamente destruido, fue este el blanco real de aquellas criaturas, no Zechi, y se ignora si hay sobrevivientes.
Entonces, el motivo de la reunión era reunir un grupo de expedición inicial para determinar la extensión de los daños y extraer información sobre lo ocurrido. Quienes hacen parte de este grupo son paladines, exclusivamente, que se ofrecieron como voluntarios (dudosamente), para tal tarea. Cada paladin involucrado en el asunto puede sugerir la asistencia de otros seres, inclusive ajenos a Zechi, para que provean lo que haga falta en aras de cumplir exitosamente la misión. Dante, uno de los paladines más poderosos presentes, postula a su grupo: Kuthruel, Arpad y Melinos. Los otros realizan postulaciones por su parte.

Petirojo está buscando información sobre el colmillo

El gnomo, nuevo aspirante a integrar el grupo de suicidas irresponsables, se ha dedicado con abnegación a encontrar respuesta sobre la procedencia del colmillo que Arpad le ha dado. Luego de ciclos de buscar, preguntar y hostigar a la mitad de los comerciantes de la ciudad de Abjanel, uno de los más respetados peleteros de la ciudad le atiende, dando cuenta de inmediato de que él mismo fue quien se encargó de atender los despojos de la bestia. Petirojo se sorprende al escuchar que la criatura era un Dragón, el ser mítico que se supone sólo existe en las historias de bardos y en las fantasías de los locos. Ya puede sentirse conforme con la información y vuelve a El Limo Púrpura, sitio donde supone encontrará de nuevo a Arpad, Filoprofundo y Melinos, los primeros que ha contactado de la camada.

Reunión en El Limo Purpura

Kuthruel vuelve por fin a la ciudad, pero utilizando un hechizo para ocultar su apariencia, como de costumbre. Eventualmente Melinos, Arpad, Filoprofundo y él se reúnen. Mientras están poniéndose al día en noticias, el mago les dice que tanto él mismo como Neferet, Arpad y Dante deben “morir” permanentemente, ya que parte de la estrategia de aquel misterioso gnomo que les ha “ayudado”, fue simular sus asesinatos, esto con la intensión de evitar que caigan en manos de un tal Zethos. Luego de esto, cada quien decide tomar un momento para realizar diferentes actividades antes de acudir al templo de Zechi para atender la invitación que desde allí les hacen.

Arpad y el templo principal de Kefhos

El monje acude al templo para recibir guía en esta nueva situación de tener que “morir” para poder sobrevivir. Se reúne con la criatura que se encarga de gestionar dicho templo, un ser de género femenino, que no logra ofrecerle respuestas ante su duda: él desea saber si es posible renunciar a su nombre, ya que ha notado cómo la magia parece registrar a cada individuo con un nombre particular, como si ello tuviera algún significado divino o mágico, y él desea evitar que lo ubiquen tanto por su apariencia como por su nombre; está dispuesto a morir si es el caso. Así mismo, solicita asistencia divina del templo, que le faciliten el acompañamiento de un clérigo suficientemente dotado, esto aumentaría dramáticamente sus posibilidades de sobrevivir futuras campañas que, seguramente, deberá afrontar. A pesar de ser un adepto fiel y claramente capaz, el templo no puede acceder a su solicitud, por diferentes razones. El monje se muestra inconforme, incluso ofendido con la actitud, pero es algo que tanto él como quien le atiende puedan cambiar.

Reunión en el templo de Zechi

Una vez todos han concluido sus asuntos, se reúnen en el templo principal de Zechi en Abjanel. Allí les reciben con una pequeña entrevista seguida de una prueba para comprobar si son o no aptos para la tarea que les encomendarán. Luego de esto, todos los que atendieron el llamado se reúnen en un gran salón donde les explican la situación, las condiciones de la campaña y los detalles que cada quien pueda tener en duda. Una vez acordados los términos y condiciones del contrato, esto para quienes no son del templo de Zechi, se les da vía libre para partir tan pronto como sea posible.

Expedición al templo de Unhi Era

Debidamente equipados, el grupo avanza con un total de 4 miembros del templo de Zechi y 6 infieles, transportados en grifos, dos por criatura. El viaje fue relativamente rápido, avanzando hasta el extremo sureste de la ciudad, en lo más alto, el grupo logró divisar el claro donde se supone estaba ubicado el templo de unhi Era. Una vez aterrizaron, el grupo desplego sus fuerzas en diferentes direcciones analizando lo que cada uno podía, según su campo de experticia, exploración, análisis del terreno, cartografía, detección de magia, búsqueda de sobrevivientes, etc. Melinos y Kuthruel son quienes más agudizados tienen sus sentidos, gracias a ellos se logró descubrir un camino, apenas perceptible, que daba hacia la zona habitada por quienes antes residían la zona, la forma como el bosque está dispuesto da pistas sobre los hábitos de vivienda, no obstante, todo está demasiado bien
cuidado, casi no parece tener uso, si es que lo tiene.

Cosa rara ataca porque chismosear

Uno de los paladines parece haber visto algo en el cielo, muy a lo lejos, un punto negro estático entre las nubes, pero nadie más parece advertirlo. Kuthruel y Melinos deciden ir a investigar qué vio el paladín utilizando uno de los grifos que los lleva hasta aquel punto entre las nubes, muy a lo alto. Estando allí, procuran descubrir qué ocurría, pero no lograban percibir nada, de repente, el mago realiza un brusco movimiento evasivo, un rayo cruza el lugar en el que ellos estaban volando, el grifo recibe un fuerte impacto, pero sus jinetes resultan ilesos.
De entre las nubes se va dibujando una figura obscura, poco a poco más discernible, tiene un semblante espectral, de tonalidades negras con un par de ojos brillantes y una sonrisa casi inocente que se dibuja para dar un amague de rostro. A medida que la figura se discierne, las nubes a su alrededor parecen producir energía y una nueva descarga de rayos sale disparada hacia los aventureros. Kuthruel calcula que el impacto sería potencialmente peligroso, así que en un instante activa una de sus poderosas magias, anticipando cualquier acción de aquel ser; sabiamente decide retirarse de esta pelea innecesaria y peligrosa, se teletransporta con el grifo y Melinos de nuevo hacia la zona de excursión. Lo último que se sabe es que dio aviso a la compañía que de inmediato entró en estado de alerta, aguardando cualquier movimiento sospechoso, esperando lo peor.

¡Continuará?

View
El final de la cautividad

La tensión continua en el templo de Zechi después del ataque de aquella misteriosa criatura. Entre tanto alboroto Karenin decide ir a buscar ayuda a algún templo en la ciudad. Sin embargo, no tiene idea hacia donde queda ubicado el templo de Kefhos más cercano, decide pues tocar en alguna de las casas, una señora un poco temerosa le indica la dirección quee debería seguir, Karenin, agradecido le deja una moneda de oro y se diríge rápidamente al templo. Al llegar explica la situación que vivió en el templo de Zechi, Allí le cuentan que escucharon el fuerte estruendo del que habla, Deciden enviar 2 sujetos para averigüar que sucede, pero después del incidente la calma se apodera del lugar y continua así hasta el final del noxante. El clero de Zechi sale a buscar los cuerpos de los caídos, para su sorpresa estos no estan. So le cuenta a Dante que aún no se ha podido hacer nada respecto al campo antimagia que la rodea y que tratará con el otro templo de Zechi, Dante asiente y se dirigen junto a Karenin que llego justo después del noxante. Cuando llegan al templo de Zechi de llamas moradas lo primero que exigen son 1000 piezas de oro para comenzar el tratamiento de So, Dante duda por un momento pero desembolsa una de sus gemas y para colmo dicen que no está completo el dinero, Karenin completa el faltante y So es ingresada al templo.

Mientras tanto Petirojo continua su estadía en el lugar de los arcanos del arte en el cual le brindan un buen lugar para el ejercicio de su artesanía además está ansioso por el próximo foro sobre el hierro frío en el cual se habla de un invitado experto sobre esta área. En el foro explica sobre todos lo procedimientos que usa para el tratamiento del hierro frío. Instalaciones, herramientas, temperaturas etc. Además de esto muestra a los curiosos uno de sus últimos trabajos con este materíal y anuncia una nueva investigación sobre las bajas temperaturas y sus impactos en el hierro frío.

Arpad es contactado por Nefereth esta le dice que se trata de un tema muy importante. Se dirige hacia la casa de Nefereth acompañado de Karenin (Quien está un poco apenado por lo que sucedio la última vez con Nefereth) Karenin es obligado a esperar en una sala y Arpad es llevado a una habitación. En ella el cuerpo sin vida de un sujeto y al frente de el está filoprofundo muy tranquilo. Al parecer Nefereth obligo al nuevo integrante del grupo a asesinar a aquel hombre. Nefereth quiere que Arpad se deshaga del cuerpo. Antes de eso Arpad registra el cuerpo en busca de objetos, y para su sorpresa son buenos objetos. Le obsequia uno a Filoprofundo y mete el cuerpo en su bolsa de contención. Al Salir le da la tarea a Karenin pero este se niega, Arpad se dispone entonces a encargarse él mismo, y se aleja bastante enfadado.

Dante decide ir de compras y mejorar su equipo, gasta la mayoría de su dinero en su espada y armadura (Vendiendo el arco que gano con aquellas cartas) le obsequia algo de platino a Karenin y se dirige a una joyería para comprar un regalo a So (Cuyo nuevo luxante sería el día siguiente) apurado paga la cantidad que le pedían y al día siguiente se dirige al templo donde se encuentra So para darle el obsequio pero no le dejan entrar hasta el día siguiente. una vez adentro puede ver a So, se la ve algo desaliñada y débil, Con una cara de preocupación Dante le da el regalo al guardía para que se lo entregue a So.

Pasan los días y la ausencia de Kuthruel está llegando a su fin, las puertas de su “celda” se abren y dejan ver lo que podría ser una especie de Mole Fantasmal, A lo lejos se puede ver el enano con grandes hombreras que viene por Kuthruel. Mientras caminan por un pasillo , el enano le cuenta que de ahora en adelante Arpad, Dante y el deben adoptar una nueva identidad ya que solo así se podrá dado por vencido Zethos de buscar a Kuthruel, este último asiente y se dirige a la ciudad de Logos y se dirige a la casa de Sadana a asearse y a averiguar su estado. Desde allá envía un mensaje menor de Kuthruel a Dante y a Arpad y les expresa que pronto se runiran de nuevo. El grupo espera el regreso de Kuthruel y las noticias que tiene para el grupo

View
De nuevo la inexorable "Larga noche"

Un Kuthruel bastante desconfiado se dirije con el enano de grandes hombreras y su extraño e inseparable compañero de sombrero hacia una casa popular cerca a la costa. Una humana anciana les abre la puerta y todos ingresan, curiosamente nada en el lugar emana magia, ni la anciana, ni las paredes o puertas, es tan mundano como parece. Luego de llegar a una especie de patio descubierto, el enano le solicita a Kuthruel usar una venda para sus ojos, pues no debe ver el lugar al que va, éste accede luego de dudarlo un poco, y posteriormente tapan su cabeza con una capucha negra, evitando así que pueda ver nada si tuviese la venda mal ubicada, también atan una cuerda a su brazo derecho y comienzan a guiarlo tirando de la misma. Luego de un instante de silencio, parece que bajan unas escalas y llegan a un pasillo húmedo, donde el piso se siente arenoso, caminan un gran tramo y Kuthruel siente un fuerte olor alquímico que reconoce como un tipo de somnífero, se resiste al olor y de inmediato escucha al enano que le explica que debe llevarlo por medios mágicos al lugar donde lo protegerán, y sólo intentaba dormirlo para asegurar el funcionamiento del hechizo, sin más palabras le recomienda al mago no resistirse y luego se escuchan unos ensalmos que Kuthruel reconoce como un conjuro para teleportarlo, aunque no recuerda haber visto en el enano tanto zeclón como para lanzar dicho hechizo. Tras un instante que pareció de varios segundos, Kuthruel finalmente decide no resistirse a la magia y llega a un lugar que parece tener un piso firme, aunque de tierra, un aire seco y sin olores característicos. La cuerda se tensa en una dirección y Kuthruel la sigue despacio, tras un largo caminar, se escucha el chirrido profundo de una gran bisagra y el piso cambio a uno empedrado, su cuerda deja de estar tensa y el chirrido se escucha nuevamente, esta vez tras de sí.
No pasa mucho tiempo antes que Kuthruel se da cuenta de que está solo, se libera de sus ataduras y vendas y observa lo que parece ser un intermedio entre una habitación sencilla y una celda cómoda; hay una sola pared circular que encierra el lugar y que se estrecha a medida que asciende, pareciendo el interior de una botella, en el extremo superior parece haber una pequeña rendija por donde entra una muy tenue luz, y tal vez aire, hay un espejo de acero pulido junto a una jaina, al lado de ésta sale de la pared un pequeño tubo metálico del cual gotea cada tanto agua, la cual cae sobre un gran cuenco de metal, al frente del espejo tres paredes hechas de madera cierran un espacio que parece una jaula, en cuyo interior hay un montón de paja compactada y cubierta por un cuero grueso, sirviento como camastro, finalmente, entre la jaula y el espejo, pegada a la pared había una letrina sencilla y por lo demás, bien aseada. Si allí pasarían semanas enteras, Kuthruel se aseguraría de ponerse cómodo, improvisar un reloj de arena tomando el goteo constante como guía, y solicitando libros para leer mientras sólo podía suponer que pasaban los ciclos.


En el limo púrpura Arpad termina de hablar con el extraño gnomo que se hace llamar “petirrojo”, luego de entregarle un colmillo de dragón y, esperanzado en que cuando averigüe de qué se trata pueda prestar sus servicios de subterfugio al grupo, vuelve a su habitación junto a “filoprofundo”.
Karenin, intrigado por haber escuchado ruidos de batalla en la habitación de Arpad, y al saber que has hecho un tipo de entrenamiento suave, decide también probar suerte contra el drow, más para su entrenamiento propio que para el de éste último.
A una calle de la taberna llevan a cabo un combate de entrenamiento, bajo la premisa de que por cada golpe que pueda hacer “filoprofundo” con su espada, Karenin le pagará 2 po. La práctica termina con una deuda de 14 po por parte de Karenin, quien entrega 20 al drow por su buen desempeño, éste último indica entre sus gestos y su mal pronunciado común que en realidad luego de 2 golpes una pelea real ya habría terminado, haciendo claridad a que siempre combate con una hoja envenenada. Cuando se despiden, Karenin se dirije al templo de Zechi para continuar con su estudio sobre La Renovadora.
Pronto alguien busca al kenku en la entrada de la taberna y para su sorpresa y la del drow, se trata de un hombre lánguido y de buen porte, con traje de cola, sombrero de copa, monóculo y un bastón de pomo dorado. Cuando indica que viene de parte de la señorita Nefferet, Arpad comprende la situación y junto al drow, acompañan al hombre a un carrueaje que los conduce hacia un puesto de avanzada, una vez allí son transportados en glifo hasta la casona de un guardaespaldas de un Jerife. son atendidos con amabilidad y pronto aparece Nefferet quien ahora parece que es la “sobrina” del guardaespaldas, que curiosamente, se encuentra fuera de la ciudad por varios ciclos. Allí entrega a Arpad la suma de 14 mil po por la venta completa de las partes del dragón y le indica que cuando terminen lo que dijeron que harían con el esqueleto, quiere mostrárselos, de hecho, indica que lo vendió con esa regla. Al conocer las habilidades del drow, Nefferet indica que desea quedarse varios ciclos con él, enseñádole partes de la ciudad y tal vez algunas habilidades que puedan serle de utilidad, Arpad asiente y se despide para pasar el sexmón en el templo de Kefhos.

“Petirrojo” aguarda hasta el primero de sexmón para recibir la iniciación oficial en el gremio de los Arcanos del arte, al cual se acaba de unir recientemente. La reunión que congrega a más de cien personas, se lleva a cabo al parecer en un enorme salón ubicado bajo tierra en un barrio calmado cerca a la biblioteca de Abjanel. No es nada del otro mundo, de hecho, los cinco iniciados, son presentados a la comunidad del gremio, y posteriormente, todos se disponen a comer y beber a la vez que establecen contactos de interés con los presentes. “Petirrojo” aprovecha al terminar la reunión para fabricar algunas de las armas que ve como posibles trabajos del gremio en un tablón de noticias, así pasará rápidamente los ciclos de sexmón, además al poder usar un laboratorio del gremio estará seguro de la nieve en la larga noche.


Karenin, Dante y So se encuentran en el templo de Zechi; el primero escuchando atentamente las instrucciones de los novicios sobre cuanta cosa relacionada con Zechi encuentran para decirle, sobre los elementales, el plano de fuego o los héroes de antaño del clero, el segundo aguarda por su amada y por noticias sobre el avance en la investigación sobre el campo antimagia que la rodea, y la tercera pasa su tiempo comiendo, durmiendo y dialogando con alguien, cuando hay alguno cerca, no puede hacer mucho más mientras se realiza prueba tras prueba con ella, todas infructuosas hasta el momento. Llegado sexmón, so es trasladada a una fortaleza dentro del templo en la cual Dante ya no podrá entrar, así que se despiden temporalmente esperando que las nuevas pruebas con magia poderosa que se llevarán a cabo den resultados.
Los ciclos avanzan y la única noticia que recibe Dante es que so, su esposa juramentada ahora está embarazada y que mientras continúen sin poder usar magia sobre ella, deberá permanecer en el templo para cuidar de su estado mundanamente.
Karenin ve cómo, a medida que se acerca el noxante, el templo comienza a rebosar de paladines y clérigos armados que van tomando posiciones como si se avecinara una guerra, él mismo indica que desea ayudar en la protección, pero le indican que los infieles no pueden tomar parte, aunque le permiten aguardar en un piso intermedio de una torre vigía cuando llegue el noxante.

Noxante del 2276 CH, época octava.

La calle del templo de Zechi tiene al menos 30 paladines de la diosa ubicados a ambos lados de la misma, dentro del templo, se ha descubierto parte de una habitación escondida bajo el altar que rebosa de armas y municiones, cada seguidor de La Renovadora que puede portar un arma, lo está haciendo y las grandes puertas se cierran por un mecanismo metálico gigante al momento en que los creyentes detectan que su conexión con su diosa se ha interrumpido. Karenin observa por una almena un segmente de la calle mientras el instante más ocuro del año se desarrolla sin contratiempos. El domo de la ciudad ha funcionado como todos los años, las calles están, aunque bastante frías, libres de nieve, y el cielo permanece tan negro que no podría verse nada que lo sobrevuele, eso parece ser un buen signo, pues muchos especulaban que nuevamente se tornaría rojo como el noxante anterior.
Luego de un tiempo imposible de determinar, la calma termina, afuera se escuchan gritos de los paladines, pasos rápidos y sonidos metálicos que indican gran agitación. Karenin observa por su rendija y logra ver que una criatura, de la que solo se observan sus ojos pálidos y una sonrisa blanca, se mueve rápidamente por los tejados de enfrente. Varias lanzas pasan cerca de ella y las pocas que van dirigidas a su cuerpo la atraviesan sin más, a ojos de Karenin pareciera como si la criatura hubiese cambiado su cuerpo para dejar un hueco en el lugar donde debió ser impactada. Impotente por no poder hacer nada, sólo grita cada detalle de lo que ve, la ubicación de la criatura, su forma y su aparente habilidad de evitar los ataques. El ser que cambia de un tejado a otro deja de moverse, parece que se pone de pie y comienza a gesticular y a pronunciar un galimatías, sus ojos irradian una tenue luz amarilla, y frente a sí mismo se comienzan a dibujar varios símbolos divinos. Karenin reconoce varios de ellos, está Kefhos, Eiláatir e inclusive el que parece estar relacionado con una diosa llamada Ivasha, aunque es difícil detallar bien desde donde él está. La criatura cesa de hablar y posa su mano estirada frente a ella, los símbolos irradian una luz carmesí y de cada uno emana un rayo que enciende el aire y mientras golpea a los paladines, genera una explosión tan estruendosa que se puede percibir a muchas calles a la redonda. Los guerreros que ahora están desprovistos de su magia no tienen otra opción más que ingresar al templo, el cual sella nuevamente sus puertas una vez han entrado aquellos que sobrevivieron a la explosión…

View
¿y ahora que?

Hace cinco minutos era alguien tan diferente, es impresionante como se ve el mundo ahora, siempre intente pensar como era ver el mundo como una persona como So, pero ahora lo sé, no sé si perdí o gane, eso me tocara descubrirlo con el tiempo, al parecer Dante lo tiene muy claro, no perdió nada, esas cartas le dieron de todo, a Kutrhuel le dieron a un seguidor, y según lo que escuche una fortaleza; con respecto al vagabundo, no sabemos qué hacer con él, no tiene pulso, pero su cuerpo se mantiene caliente, a ojos de cualquiera, solo está dormido, su cuerpo no está rígido, pero no responde a nada, de Arpad no sabíamos nada, por lo que entre a preguntarle a la anciana que había pasado con él, me respondió muy enigmáticamente, pero después de pedirle a Kutrhuel que usara su magia para encontrarlo, pudimos saber que aún estaba en este plano, vivo.
La pobre de So, no sé si es suerte o una desgracia lo que le ocurrió, por una razón que desconocemos un campo anti magia la rodea, toda la magia en un radio de diez pies alrededor de ella no funciona, incluso su magia, ha perdido la conexión con Zechi.
Salimos hacia la taberna con el vagabundo a hombros, So se sorprendió mucho sobre las cosas que le contaba, y según lo que escuche de mis compañeros, estoy pasando por una crisis de personalizada, no sé qué tan cierto sea eso, pero últimamente he estado un poco confundido.
Al llegar a la taberna, decidí subir a mi habitación a recoger un par de cosas, y luego bajar, para llevar al vagabundo al templo de Zechi para resolver las situaciones antes nombradas.
Cuando llegamos al templo, nos recibió el que una vez denomine como lagartija con esteroides, al parecer es el líder del templo que sorprendido por la situación de So, decidió ayudarnos, pero no sin antes resolver el problema del vagabundo, el cual fue enviado a una cámara de reposo.
Llegamos a una sala en la que nos sentamos a hablar con el líder, lo que le sucedía a So era algo supremamente sobrenatural, algo muy peligroso, el problema de So era claro, ¿pero, porque estaba yo allí?, era fácil, sentía que tenía que “expiar” mis pecados, por lo que agarre todos los venenos que tenía en mi poder y los entregue al templo para que fueran destruidos, o con ese fin lo hice.
So fue llevada a una cámara para comenzar con su “sanación”, mientras que yo fui llevado en compañía del líder a una cámara para que Zechi me juzgara, no fue algo cómodo pero al parecer ella me acepto, posterior a esto recibí la charla larga sobre la renovadora, más de un ciclo se tomó esta pequeña introducción.
Luego me fui para el limo purpura, al parecer ninguno de mis compañeros estaba, por lo que me dispuse a descansar, de repente un fuerte golpe en la habitación de ellos me sorprendió y fui a ver que sucedía, eran ellos que habían acabado de llegar, venían de la fortaleza que las cartas le habían dado a Kutrhuel, y también rescataron al señor Arpad que venía con ellos.
Le informe a Dante sobre lo que le había pasado a So y posteriormente baje a comer junto a un extraño gnomo de cabello rojo, he hice algo de lo que me arrepentiré en resto de mi vida, ponerle conversa. Rápidamente la situación se tornó incomoda y sospechoso, contando con el hecho de que tenía dagas envenenadas con el mismo veneno que me habían disparado en el muelle sur la otra vez, y no siendo suficiente eso, este tipo conocía a personas que estaban relacionadas con el señor Kutrhuel, por lo que me dispuse a subir a la habitación e infórmale de esto al señor Arpad.

Al parecer a este también le pareció sospechoso este tipo, y me pidió que lo invitara a pasar a la habitación, pero al parecer no soy muy bueno engañando a las personas y no me creyó ni poquito, por lo que Arpad se vio en la obligación de bajar junto al nuevo amigo negro de Kutrhuel.
Mientras ellos llevaban a cabo su charla, yo me senté en las escalas oculto mientras escuchaba, por lo que pude escuchar, era una mera coincidencia, al parecer el personaje tuvo algo que ver con la toma de Zarquitania, y tenía algo en contra de estos elfos negros llamados Drows, por momentos la charla se tornaba muy tensa, tanto que desenfunde mi arco por si algo pasaba, pero al final el señor Arpad de una u otra forma le ofreció que se uniera a la compañía, dándole uno de los colmillos del dragón para que investigara que era, para así tal vez llamar la atención del gnomo que se identificó con el nombre del “petirrojo”

View
las cartas de la traición

Curiosamente, a partir de este ciclo, las horas de oscuridad comenzaron a superar las horas de luz. Tomamos un par de ciclos para descansar, y entrenar, últimamente me ha intrigado mucho el hecho de que algunas criaturas fueran inmunes a ciertos daños de precisión, por lo que le pedí al señor Kutrhuel que invocara un par de muertos vivientes para entrenar con ellos un rato, pero desgraciadamente So me escucho y por obvias razones no lo permitió, así que le pedí a ella que me ayudara con esto. Muy curiosamente, accedió a ayudarme, (tal vez lo del peine funciono y ahora le caigo un poco mejor),por lo que fuimos al templo de Zechi, y ya no me acuerdo más…, ¡bueno!, solo un poco, solo recuerdo que ya íbamos a llegar al templo mientras la señorita So y yo hablábamos sobre algunos ideales que tenemos en común, y de repente ya nos dirigíamos a otra parte diferente, ¡no estoy loco, lo juro!, por lo que me dijo So fue magia, pero por lo menos encontramos información valiosa. Teníamos que ir a otro templo un poco más clandestino de Zechi, después de caminar un buen rato, llegamos a un templo bastante oscuro, con fuegos purpuras y sombras por todos lados, llegamos hasta un punto donde había un hombre que al parecer no tenía ojos, explicamos por qué estábamos ahí y luego de dar nuestra “ofrenda”, este alzo dos muertos vivientes para que yo luchara con ellos, reuní un poco de información, aunque a las malas, porque el muy cabron que los invoco los potencio con su magia y de ahí para allá no me acuerdo más…. . Solo me acuerdo que So me llevo al templo de Zechi (el auténtico) y me curo.
Luego de que me curaran, fui sacado de una manera poco ortodoxa, al parecer Dante estaba en el templo y por obvias razones no se podía enterar de lo sucedido, así que me sacaron como a un prisionero para luego tirarme a la calle, desde ese punto camine hasta el muelle y de ahí a la posada, igual que Dante y So que iban en el Pegaso, pero por suerte no pudieron verme.
Al llegar a la taberna, fui un poco paranoico, y con el fin de que Dante no me viera entrar, subí por el segundo piso buscando una puerta abierta, aproveche y tome un par de monedas prestadas de algunas habitaciones, y cuando logre encontrar una abierta, una pantera me estaba esperando tras la puerta, por lo que decidí muy discretamente devolverme y buscar la puerta trasera de la taberna.
Tuve que tocar un par de veces, y al no abrirme use mis tobilleras para entrar, vaya susto le metí al pobre tabernero, pero después de calmarlo este me comunico que habían hombres extraños hablando con el resto del grupo, por lo que me escondí tras la barra y me dispuse a escuchar.
Estaban hablando con un hombre, hablaban sobre proteger al señor Kutrhuel de algo, pero no mencionaron de qué, pero con una condición, todo el grupo tenía que ir con él.
Más tarde me entere de cómo habían conocido a esta persona, al parecer este sujeto entro a la taberna junto a una pantera, algo que llamo bastante la atención de mis camaradas, que obviamente empezaron a analizarlo por todos los medios posibles sin cuidado alguno, al parecer esto no le gusto a este hombre que obviamente se dio cuenta que lo reparaban, por lo que se acercó a hacer el reclamo, pero curiosamente, esas personas que lo estaban analizando, eran justamente las mismas que el buscaba, al parecer lo enviaba no se quien, con el fin de darle un mensaje al señor Kutrhuel, según él su mensaje era una mentira tan bien dicha que parecería una verdad, algo que no ayudo mucho en infundir confianza en sus palabras, el mensaje era una “petición” para que se dejara cuidar de un mal inminente, y que solo ellos podían protegerlo. Tiempo después vino buscando al señor Kutrhuel otra persona, era un enano con grandes hombreras que estaba acompañado por un ser al parecer sin mente, por lo que me pude enterar no quedaron en muy buenos términos, pero venia por la misma situación, proteger a Kutrhuel de un peligro inminente, por lo que cuadraron en reunir a todo el grupo en un cuarto de ciclo, y aquí estamos, conmigo detrás de la barra mientras espero que hacer.
Con el fin de avisarle al señor Kutrhuel de mi presencia, le envié un mensaje con ayuda del cantinero, no le pude ver, pero espero que haya sido discreto. Más al rato Kutrhuel me hizo saber que tenía que salir.
Cuando iba entrando a la taberna, todos estaban saliendo, mis compañeros, el hombre de la pantera, el enano y su cosa sin mente, Me pidieron que los acompañaron y al no tener más opción accedí.
Llegamos a un astillero no muy grande, en él había una pequeña carpa bastante sospechosa, nos pidieron que entráramos a ella pero todos teníamos derecho a una pregunta, todos estábamos a la defensiva de lo que pudiese pasar, por lo que las preguntas son más que lógicas.
La primera en entrar fue So, después de un par de minutos salió bastante normal, luego entro Dante, este se demoró un poco más, al salir, estaba muy diferente, lo primero que todos notamos fue el cambio en su actitud, parecía más sabio, incluso un poco más viejo, pero a pesar de esto su cuerpo se veía más fuerte, tenía una gran bolsa con gemas y un arco, bastante asombrados, seguimos entrando, el siguiente fui yo, adentro había una anciana con unas cartas, a mí me pareció una señora drogadicta que me quería leer las cartas, pero no eran unas simples cartas, al parecer estas tenían un gran poder, lo único que tengo que decir sobre lo que me salió , es que ahora no soy el mismo.
Después de mí, entro Arpad, el cual nunca más volvió a salir, luego entro Kutrhuel, y justo cuando él estaba adentro, un elfo negro con ojos rojos entro al astillero y se paró ahí sin más, luego salió Kutrhuel y nos enteramos de que ese elfo era uno de los resultados de la carta.
Luego entro el vagabundo, el pobre tipo no conto con suerte, lastimosamente perdimos su alma, está en algún plano diferente, o eso nos dijo la anciana, que salió de la carpa para pedirnos que lo recogiéramos, algunos ganaron cosas muy valiosas, pero otros perdieron lo más valioso: la vida

View
la sombra del pasado

Al parecer esta pobre familia ha sufrido una odisea con el transcurso de los luxantes, la expresión de Saadana al reunirse con sus dos hijos no tiene precio, tal vez tengamos problemas en encontrarles una labor a los pequeños, sus mentes están cegadas y al parecer no conocen nada más allá del mar, vida dura la que les ha tocado, pero es momento de dejar todo atrás y buscar mejores opciones, por lo que nos dispusimos a viajar a Logos.

Al llegar Ironius nos recibió muy amablemente, parece un lugar bastante noble, pero yo no tengo tiempo para eso, por lo que junto a la compañía del vagabundo y la del señor arpad que ya había salido de la casa del taxidermista, fui a inscribirme en la ciudad y posterior a eso, fuimos a comer algo en la “famosa” taberna de la gorda, vaya gente la que uno se encuentra, un tal Careculo fue el que nos sirvió la comida, un ser con un seño tan fruncido como para darle dicho nombre, terminamos nuestra comido y nos fuimos para Meikhos, al parecer el señor Kutrhuel tenía una reunión pendiente con un tal mago Lirdigon.

al llegar a la casa del señor Lirdigon la atención fue casi inmediata, uno de sus sirvientes nos guio hasta el punto de reunión: una pequeña cabaña flotante bastante simple, posterior a eso sus sirvientes nos sirvieron algo que según ellos le llaman comida, a ojos de cualquier persona normal era algo asqueroso, pero ya que insistieron procedimos a comer algunos de los “bocadillos” que dispusieron en la mesa, mientras todos comíamos, el señor Lirdigon llego, por lo que nos vimos obligados a suspender la comelona, y atender el asunto por el que estábamos ahí.

Al parecer el señor Lirdigon es una persona bastante sabia, por lo que todos aprovechamos el momento para preguntar acerca de nuestras incógnitas, pero el tema que sin duda alguna sobresalió, fueron los hechos extraños que últimamente estaban girando en torno al señor Kutrhuel, últimamente este ha recibido mensajes de un tal Segho diciendo que un tal Lazareto lo estaba buscando con fines de no sé qué, pero curiosamente, y antes de que la historia llegara a su fin, el señor Kutrhuel recibió un mensaje de este mismo personaje pidiendo que no se resistiera al conjuro que lanzarían para posteriormente llegar por medios mágicos al lugar, cosa que inquieto mucho a Lirdigon, que después de un par de mensajes, tenía a todo un batallón preparado esperando lo peor.
Minutos después, una lagartija gigante parecida a la que hay en el templo de Zechi, pero no con tantos esteroides apareció de la nada en la choza, con el mensaje de que supuestamente la vida del señor Kutrhuel estaba en peligro y que ellos tenían la responsabilidad de protegerlo, posterior a este mensaje, el lagarto deicidio lanzarse sin mucho cuidado de la choza y seguir con su camino.
Con el fin de ayudarnos, el señor Lirdigon nos contó que Segho era el sirviente de un muerto viviente muy poderoso llamado Sethos, un liche que hace parte de una organización que se autodenomina como los hijos de nacurre, una organización de nigromantes que al parecer tenía que ver con Lazareto, que era un compañero de aventuras suyo.
Con la esta información, el grupo decidió regresar a abhanel, al parecer el taxidermista ya había terminado con el asunto del dragón, por lo que decidimos ir a la casa del artesano acompañados por la señorita Daraleia.
Mientras caminábamos hacia la ciudad, tome la decisión de acercarme a la pareja de religiosos y entregarles un regalo que había comprado previamente en el templo de Zechi, al parecer creían que era una bomba, pero en verdad era un peine para la señorita So, espero que no crea que estoy intentando comprar su amistad, solo…. Estoy intentando comenzar una.
Llegamos al lugar y la cantidad de dientes, huesos y escamas que había en el lugar era impresionante, esto no se traducía a nada, lo teníamos que vender, al parecer el taxidermista nos va a ayudar a encontrar algunos compradores en la ciudad, y por suerte el señor Kutrhuel y una ayudante del señor Nefereth han estado buscando compradores en las ciudades que hemos visitado.

View
Un gran final

Lastimosamente Pentamon no inicio de la mejor manera para algunos de nosotros, la muerte del niño afligía a So que se culpaba de esta tragedia, según ella no hizo todo lo que estaba en sus manos para salvar al pequeño, siendo sinceros no pienso que la culpa de su muerte recaigo sobre alguno de nosotros, tal vez en un futuro no muy lejano podamos hacer algo más por él.
Desgraciadamente en ese momento no pude encontrar al señor Nefereth ni al señor Kutrhuel, no tenía idea de donde se habían metido pero tenía que encontrar la manera de informar a Nefereth de lo sucedido. Sin nada que hacer, dedique mi tiempo libre en divertirme un poco con la gente de la taberna, un par de rondas de cerveza y una ronda del exquisito tumba-orcos basto para tener a casi una docena de marineros inconscientes y vomitados en el suelo del lugar, luego de hablar un poco con el tabernero decidí salir en una caminata nocturna a nada más y nada menos que el peor lugar de todo el muelle: el sur.
Al parecer a esta gente no le gusta que otra gente este husmeando en su territorio, ¿Por qué lo digo?, muy simple, iba feliz de la vida, tranquilo caminando, escuchando el hermoso oleaje del mar, cuando de repente un dardo sale disparado en mi dirección, por suerte pude esquivarlo, y como la curiosidad mato al Lenauro, fui a inspeccionar el lugar de donde provino el disparo, lastimosamente, no pude ver nada, y cuando asome mi ojo por un pequeño agujero que había en la pared, un hermoso dardo envenenado perforo mi pupila, no tuve más remedio que correr en busca de ayuda, tal vez tengan la razón para haberme atacado, no tenía que estar haciendo nada en un lugar como esos, pero lo hecho, hecho esta, así que llegue a la taberna en búsqueda de la señorita So, que acepto en ayudarme, luego de quitarme el dardo y curar la herida, comenzó a orar para tener acceso a uno de sus conjuros de clériga, para más tarde neutralizar el veneno que corría por mis venas, como muestra de mi agradecimiento le obsequie un vino que según el tabernero era “súper especial” y luego, la seguidora de Zechi procedió a continuar con su descanso, pero no sin antes dejarme muy en claro que no le agradaba para nada, incluso me lanzo un par de amenazas que incluían a su esposo Dante, la verdad no tengo la más mínima idea de que le he hecho yo a esa mujer para que me dijese eso, o tal vez…, bueno, ese no es el punto, el punto es que el veneno que tenía el dardo logro afectarme, tal vez deba agradecerle a la sombra que esta sustancia haya sido debilitada, o tal vez no estuviese contando esta historia.
Al día siguiente, y algo desalentado, acompañe a Dante a la ciudad, por obvias razones íbamos al templo de Zechi, el paladín estuvo hablando con una extraña lagartija gigante, parecía un kobold con esteroides, pero, ¿Quién soy yo para juzgarlo?, al parecer estuvieron hablando sobre un asunto con respecto a un avatar de Zechi, vaya yo a saber de esas cosas. Mientras Dante hablaba con esa cosa que para ser sinceros, no me miro con cara de querer ser mi amigo, otra persona del templo me llevo adentro a recibir una muy calurosa (literal) charla de aproximadamente unas tres horas sobre nada más y nada menos que la renovadora Zechi, por lo menos dieron refrigerio.
Después de terminar con unas compras a las afueras del templo, partimos en el pony del señor Dante hacia la taberna, en donde nos estaría esperando el señor Kutrhuel, al parecer él y el vagabundo, se fueron de viaje hacia Filnar, visitando lugares como Iridal, Meikhos y Logos, con intenciones que desconozco.
Luego de un rato de hacer absolutamente nada, luego de que el señor Kutrhuel hiciera un par de negocios en la ciudad, y de que Dante se preguntara infinidad de veces ¿Dónde carajos estaba So?, Saadana, la “hermosa” mujer con la que me había topado el otro día, entro a la taberna en búsqueda del señor Kutrhuel, al parecer tenían negocios que hacer.
Paso un buen rato desde que la pareja subió a la habitación supuestamente a “dialogar”, luego la señorita Saadana bajo las escaleras y nos al vagabundo y a mí, al parecer había un trabajo que teníamos que hacer.
La señorita Saadana nos comentó que tenía cuatro hijos, dos de ellos estaban en su poder pero los otros dos estaban en manos de su ex esposo, el cual no los quería liberar, no siendo suficiente esto los trataba como animales y los obligaba a trabajar con el único fin de conseguir algo de cobre para poderse emborrachar. Esa era la misión, rescatar a los dos pequeños de las manos de su abusivo padre, por lo que pude deducir, esta misión era un tipo de prerrequisito para el negocio que estaba llevando a cabo el señor Kutrhuel con la señorita Saadana, pero poco me importaba esto. El vagabundo y yo esperamos a que el sol se ocultara para realizar esta tarea.
Llegada la hora emprendimos la marcha hacia el sur del muelle, lugar donde vivía el ex esposo de Saadana. Luego de buscar y preguntar en el abandonado lugar, dimos con el nombre y la ubicación de su casa, el medio pirata le llamaban y su “hogar” no se encontraba muy lejos. Cuando llegamos al lugar una joven con un bebe en brazos no abrió la puerta, se veía bastante asustada, pero amablemente nos dijo que lo que según ella era su patrón se encontraba en uno de los astilleros de la zona.
Al llegar al mencionado astillero nos fue fácil encontrar al sujeto, además nos dimos cuenta de el porque le llamaban el medio pirata, le faltaba la mitad de todo, una sola pierna, un solo ojo, una sola mano, una dura vida de marinero le quito gran parte de su existencia y de su vitalidad, pero no era uno de esos hombre que influyen pesar en los demás, al contrario era todo un bastardo. Casi que predeciblemente lo encontramos sentado acompañado de licor y otros compañeros del lugar, al principio intentamos negociar con él ofreciéndole dos piezas de oro, pero no era tonto, según él, tal vez su hijo podría valerlo, pero su hija no, llegando a referirse a ella como “una mina de oro”. Nos vimos obligados a subir la apuesta y esta vez le plantearíamos una oferta que no podría rechazar, mil monedas de oro fue lo que ofrecimos. Anonadado por el negocio que estaba por hacer, corrió acompañado de alguien más a traer a sus hijos, al llegar traía consigo a un joven bastante magullado de tanto trabajar y traía muy forzosamente a la joven que antes nos había recibido en su casa. Pero el vagabundo y yo nos encontramos con un problema, no teníamos el dinero, por lo que nos vimos obligados a atacar. Yo lance el primer disparo que fácilmente elimino al hombre que traía a la niña, desgraciadamente, el maldito arco tenía que hacer un ruido que hasta el mismísimo Rugenko pudo escuchar, el medio pirata rápidamente reacciono y puso un cuchillo en el cuello de la niña, me vi obligado a soltar las armas y entregar el dinero, pero mientras yo hacía eso, el vagabundo se puso su capa de invisibilidad y se desplazó con su camisa de rayo sin ser visto para luego darle el golpe final al bastardo del medio pirata.
Mientras el vagabundo huía con los dos jóvenes, yo me encargaba de recuperar mis objetos, me vi forzado a disparar un par de veces, pero los malditos lanzaron mi oro al agua, por suerte lo pude recuperar y emprender mi huida hacia la taberna. En la mitad del camino recibo un mensaje del vagabundo, él bebe de la hija de Saadana se había quedado, por lo que tuve que volver al sur y recuperar al bebe, no fue una tarea difícil, y rápidamente volví a la taberna en donde me reuní con los demás, al parecer iremos a otra ciudad, así mejor, en este lugar ya he tenido suficientes problemas.

Por cierto, del señor Arpad no se ha sabido nada últimamente, y al parecer a So se la trago la tierra, quien sabe dónde se habrá metido.

View
De intrusiones ilegales y dragones despellejados

Con un Githzerai inconciente y otros dos compañeros algo “alegres” el grupo se dispone a continuar con sus aventuras. So , Algo preocupada por los dos kobolds dejados atrás le expresa su preocupación a Kuthruel; Kuthruel le explica que volverán por ellos, sin embargo, por medios mágicos se enteran de que estos están muertos. Triste, se dirige al templo de Zechi, para averigüar sobre el estado actual del niño.
Arpad continua con el taxidermista que le cuenta de su vida de aventurero y las razones de su estadía en la ciudad. Arpad decide salir un rato para tomar aire y buscar explicaciones de la ciudad por la pasada misión que tenía como objetivo esclavizar a todos los participantes. Se dirige a una avanzada y allí le explican que ya se encuentran desarrollando un proceso de investigación sobre ese caso. Con esta información decide volver con el taxidermista pero se encuentra con un problema: La casa del taxidermista se encuentra en el interior dela ciudad y sin un permiso no puede volver a ingresar. Se dirige entonces donde Laraleia para que lo devuelva al lugar y poder seguir observando el proceso que se le está realizando al cádaver del dragón. Laraleia lo lleva allí y observa el gran avance en el proceso.
Kuthruel se dirige donde Nefereth junto con el ya consiente Karenin, Al reunirse Kuthruel parte y Karenin le pide a Nefereth que le ayude a encontrar el templo de Erenezaar como podemos recordar, Nefereth no lo haría gratis, Karenin le da sus monedas de oro y Nefereth le indica como llegar. Una vez allá siente una imensa calma y silencio, donde puede orar con su querido dios. Al salir deja su ofrenda y se dispone a salir de la ciudad, sabe que no será fácil ya que está illegalmente allí y hay guardias por todos lados; usando sus habilidades para el camuflaje, se escabulle por entre los guardias sin ser detectado, sin embargo, un último grupo de guardías se percata de su presencia y es rápidamente rodeado por estos, los cuales le llevan al puesto de avanzada más cercano. Allí expresa que una señora que su nombre es Murinof y entró gracias al permiso de un tal Kalindon. El puesto de avanzada se dispone a buscar a este señor Kalindon para corroborar la historia del detenido, pasa un ciclo y no es encontrado y Karenin (Murinof) Es trasladado a otro lugar donde será retenido mientras Kalindon es encontrado, después de unos ciclos es dejado en libertad ya que Kalindon no pudo ser encontrado. Rápidamente se dirige a donde Nefereth para contarle lo sucedido y evitar que sea detenida.
Mientras tanto Dante decidió aprovechar este tiempo para dar de comer a la gente del pueblo y de paso hablarles de su querida Diosa, Zechi. compra una moderada cantidad de Carnes, leños y un poco de metal para asar la carne. De entre la gente que se sienta a comer, sólo uno se acerca a Dante y expresa interés en Zechi, Dante le cuenta todo lo que hace ella por sus seguidores y le indica que puede dirigirse al templo para que obtenga más información. Terminado el evento que organizó se dirge a la taberna en donde se dispone a esperar a su amada esposa (Aunque algo nervioso por la reacción que podría tener So por las bebidas que se tomó el día anterior) Sentado, observa a So subir rápidamente a las habitaciones; Algo preocupado se dirige donde ella, y la encuentra llorando, Dante confundido le pregunta la razón de su llanto, So le dice que el niño que habían rescatado estava envenado y que había muerto hace poco tiempo. Sin poder contener el llanto se culpa por la muerte del pequeño, Dante se acerca a ella y hace lo posible por consolarla y hacer que deje de llorar.

Image and video hosting by TinyPic

Continuará…

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.