El olvido creador

Un gran final

Lastimosamente Pentamon no inicio de la mejor manera para algunos de nosotros, la muerte del niño afligía a So que se culpaba de esta tragedia, según ella no hizo todo lo que estaba en sus manos para salvar al pequeño, siendo sinceros no pienso que la culpa de su muerte recaigo sobre alguno de nosotros, tal vez en un futuro no muy lejano podamos hacer algo más por él.
Desgraciadamente en ese momento no pude encontrar al señor Nefereth ni al señor Kutrhuel, no tenía idea de donde se habían metido pero tenía que encontrar la manera de informar a Nefereth de lo sucedido. Sin nada que hacer, dedique mi tiempo libre en divertirme un poco con la gente de la taberna, un par de rondas de cerveza y una ronda del exquisito tumba-orcos basto para tener a casi una docena de marineros inconscientes y vomitados en el suelo del lugar, luego de hablar un poco con el tabernero decidí salir en una caminata nocturna a nada más y nada menos que el peor lugar de todo el muelle: el sur.
Al parecer a esta gente no le gusta que otra gente este husmeando en su territorio, ¿Por qué lo digo?, muy simple, iba feliz de la vida, tranquilo caminando, escuchando el hermoso oleaje del mar, cuando de repente un dardo sale disparado en mi dirección, por suerte pude esquivarlo, y como la curiosidad mato al Lenauro, fui a inspeccionar el lugar de donde provino el disparo, lastimosamente, no pude ver nada, y cuando asome mi ojo por un pequeño agujero que había en la pared, un hermoso dardo envenenado perforo mi pupila, no tuve más remedio que correr en busca de ayuda, tal vez tengan la razón para haberme atacado, no tenía que estar haciendo nada en un lugar como esos, pero lo hecho, hecho esta, así que llegue a la taberna en búsqueda de la señorita So, que acepto en ayudarme, luego de quitarme el dardo y curar la herida, comenzó a orar para tener acceso a uno de sus conjuros de clériga, para más tarde neutralizar el veneno que corría por mis venas, como muestra de mi agradecimiento le obsequie un vino que según el tabernero era “súper especial” y luego, la seguidora de Zechi procedió a continuar con su descanso, pero no sin antes dejarme muy en claro que no le agradaba para nada, incluso me lanzo un par de amenazas que incluían a su esposo Dante, la verdad no tengo la más mínima idea de que le he hecho yo a esa mujer para que me dijese eso, o tal vez…, bueno, ese no es el punto, el punto es que el veneno que tenía el dardo logro afectarme, tal vez deba agradecerle a la sombra que esta sustancia haya sido debilitada, o tal vez no estuviese contando esta historia.
Al día siguiente, y algo desalentado, acompañe a Dante a la ciudad, por obvias razones íbamos al templo de Zechi, el paladín estuvo hablando con una extraña lagartija gigante, parecía un kobold con esteroides, pero, ¿Quién soy yo para juzgarlo?, al parecer estuvieron hablando sobre un asunto con respecto a un avatar de Zechi, vaya yo a saber de esas cosas. Mientras Dante hablaba con esa cosa que para ser sinceros, no me miro con cara de querer ser mi amigo, otra persona del templo me llevo adentro a recibir una muy calurosa (literal) charla de aproximadamente unas tres horas sobre nada más y nada menos que la renovadora Zechi, por lo menos dieron refrigerio.
Después de terminar con unas compras a las afueras del templo, partimos en el pony del señor Dante hacia la taberna, en donde nos estaría esperando el señor Kutrhuel, al parecer él y el vagabundo, se fueron de viaje hacia Filnar, visitando lugares como Iridal, Meikhos y Logos, con intenciones que desconozco.
Luego de un rato de hacer absolutamente nada, luego de que el señor Kutrhuel hiciera un par de negocios en la ciudad, y de que Dante se preguntara infinidad de veces ¿Dónde carajos estaba So?, Saadana, la “hermosa” mujer con la que me había topado el otro día, entro a la taberna en búsqueda del señor Kutrhuel, al parecer tenían negocios que hacer.
Paso un buen rato desde que la pareja subió a la habitación supuestamente a “dialogar”, luego la señorita Saadana bajo las escaleras y nos al vagabundo y a mí, al parecer había un trabajo que teníamos que hacer.
La señorita Saadana nos comentó que tenía cuatro hijos, dos de ellos estaban en su poder pero los otros dos estaban en manos de su ex esposo, el cual no los quería liberar, no siendo suficiente esto los trataba como animales y los obligaba a trabajar con el único fin de conseguir algo de cobre para poderse emborrachar. Esa era la misión, rescatar a los dos pequeños de las manos de su abusivo padre, por lo que pude deducir, esta misión era un tipo de prerrequisito para el negocio que estaba llevando a cabo el señor Kutrhuel con la señorita Saadana, pero poco me importaba esto. El vagabundo y yo esperamos a que el sol se ocultara para realizar esta tarea.
Llegada la hora emprendimos la marcha hacia el sur del muelle, lugar donde vivía el ex esposo de Saadana. Luego de buscar y preguntar en el abandonado lugar, dimos con el nombre y la ubicación de su casa, el medio pirata le llamaban y su “hogar” no se encontraba muy lejos. Cuando llegamos al lugar una joven con un bebe en brazos no abrió la puerta, se veía bastante asustada, pero amablemente nos dijo que lo que según ella era su patrón se encontraba en uno de los astilleros de la zona.
Al llegar al mencionado astillero nos fue fácil encontrar al sujeto, además nos dimos cuenta de el porque le llamaban el medio pirata, le faltaba la mitad de todo, una sola pierna, un solo ojo, una sola mano, una dura vida de marinero le quito gran parte de su existencia y de su vitalidad, pero no era uno de esos hombre que influyen pesar en los demás, al contrario era todo un bastardo. Casi que predeciblemente lo encontramos sentado acompañado de licor y otros compañeros del lugar, al principio intentamos negociar con él ofreciéndole dos piezas de oro, pero no era tonto, según él, tal vez su hijo podría valerlo, pero su hija no, llegando a referirse a ella como “una mina de oro”. Nos vimos obligados a subir la apuesta y esta vez le plantearíamos una oferta que no podría rechazar, mil monedas de oro fue lo que ofrecimos. Anonadado por el negocio que estaba por hacer, corrió acompañado de alguien más a traer a sus hijos, al llegar traía consigo a un joven bastante magullado de tanto trabajar y traía muy forzosamente a la joven que antes nos había recibido en su casa. Pero el vagabundo y yo nos encontramos con un problema, no teníamos el dinero, por lo que nos vimos obligados a atacar. Yo lance el primer disparo que fácilmente elimino al hombre que traía a la niña, desgraciadamente, el maldito arco tenía que hacer un ruido que hasta el mismísimo Rugenko pudo escuchar, el medio pirata rápidamente reacciono y puso un cuchillo en el cuello de la niña, me vi obligado a soltar las armas y entregar el dinero, pero mientras yo hacía eso, el vagabundo se puso su capa de invisibilidad y se desplazó con su camisa de rayo sin ser visto para luego darle el golpe final al bastardo del medio pirata.
Mientras el vagabundo huía con los dos jóvenes, yo me encargaba de recuperar mis objetos, me vi forzado a disparar un par de veces, pero los malditos lanzaron mi oro al agua, por suerte lo pude recuperar y emprender mi huida hacia la taberna. En la mitad del camino recibo un mensaje del vagabundo, él bebe de la hija de Saadana se había quedado, por lo que tuve que volver al sur y recuperar al bebe, no fue una tarea difícil, y rápidamente volví a la taberna en donde me reuní con los demás, al parecer iremos a otra ciudad, así mejor, en este lugar ya he tenido suficientes problemas.

Por cierto, del señor Arpad no se ha sabido nada últimamente, y al parecer a So se la trago la tierra, quien sabe dónde se habrá metido.

View
De intrusiones ilegales y dragones despellejados

Con un Githzerai inconciente y otros dos compañeros algo “alegres” el grupo se dispone a continuar con sus aventuras. So , Algo preocupada por los dos kobolds dejados atrás le expresa su preocupación a Kuthruel; Kuthruel le explica que volverán por ellos, sin embargo, por medios mágicos se enteran de que estos están muertos. Triste, se dirige al templo de Zechi, para averigüar sobre el estado actual del niño.
Arpad continua con el taxidermista que le cuenta de su vida de aventurero y las razones de su estadía en la ciudad. Arpad decide salir un rato para tomar aire y buscar explicaciones de la ciudad por la pasada misión que tenía como objetivo esclavizar a todos los participantes. Se dirige a una avanzada y allí le explican que ya se encuentran desarrollando un proceso de investigación sobre ese caso. Con esta información decide volver con el taxidermista pero se encuentra con un problema: La casa del taxidermista se encuentra en el interior dela ciudad y sin un permiso no puede volver a ingresar. Se dirige entonces donde Laraleia para que lo devuelva al lugar y poder seguir observando el proceso que se le está realizando al cádaver del dragón. Laraleia lo lleva allí y observa el gran avance en el proceso.
Kuthruel se dirige donde Nefereth junto con el ya consiente Karenin, Al reunirse Kuthruel parte y Karenin le pide a Nefereth que le ayude a encontrar el templo de Erenezaar como podemos recordar, Nefereth no lo haría gratis, Karenin le da sus monedas de oro y Nefereth le indica como llegar. Una vez allá siente una imensa calma y silencio, donde puede orar con su querido dios. Al salir deja su ofrenda y se dispone a salir de la ciudad, sabe que no será fácil ya que está illegalmente allí y hay guardias por todos lados; usando sus habilidades para el camuflaje, se escabulle por entre los guardias sin ser detectado, sin embargo, un último grupo de guardías se percata de su presencia y es rápidamente rodeado por estos, los cuales le llevan al puesto de avanzada más cercano. Allí expresa que una señora que su nombre es Murinof y entró gracias al permiso de un tal Kalindon. El puesto de avanzada se dispone a buscar a este señor Kalindon para corroborar la historia del detenido, pasa un ciclo y no es encontrado y Karenin (Murinof) Es trasladado a otro lugar donde será retenido mientras Kalindon es encontrado, después de unos ciclos es dejado en libertad ya que Kalindon no pudo ser encontrado. Rápidamente se dirige a donde Nefereth para contarle lo sucedido y evitar que sea detenida.
Mientras tanto Dante decidió aprovechar este tiempo para dar de comer a la gente del pueblo y de paso hablarles de su querida Diosa, Zechi. compra una moderada cantidad de Carnes, leños y un poco de metal para asar la carne. De entre la gente que se sienta a comer, sólo uno se acerca a Dante y expresa interés en Zechi, Dante le cuenta todo lo que hace ella por sus seguidores y le indica que puede dirigirse al templo para que obtenga más información. Terminado el evento que organizó se dirge a la taberna en donde se dispone a esperar a su amada esposa (Aunque algo nervioso por la reacción que podría tener So por las bebidas que se tomó el día anterior) Sentado, observa a So subir rápidamente a las habitaciones; Algo preocupado se dirige donde ella, y la encuentra llorando, Dante confundido le pregunta la razón de su llanto, So le dice que el niño que habían rescatado estava envenado y que había muerto hace poco tiempo. Sin poder contener el llanto se culpa por la muerte del pequeño, Dante se acerca a ella y hace lo posible por consolarla y hacer que deje de llorar.

Image and video hosting by TinyPic

Continuará…

View
Reptilia

‘’estoy perdido, llevo ciclos y ciclos caminando por este maldito desierto sin rumbo alguno, ya se me han acabado las raciones, estos sediento y hambriento, probablemente muera en poco tiempo, ¡que Lerman me ampare!’’ Quamon 5 del 4640 de la oscuridad aparente época séptima

Después de teleportarce por tercera vez, el grupo de aventureros que en este momento no contaba con la compañía de So y Dante, cayeron en lo que al parecer era un tipo de selva poco espesa, todo era normal, a excepción del otro grupo de aventureros de unas cinco personas que se encontraron, pero a pesar de que inmediatamente se escuchó el desenvainar de las espadas y el tensar de los arcos, Kutrhuel y sus compañeros se alegraron, pues vieron lo que al parecer eran un montón de kobolds, lástima que estuviesen muertos, pero era un indicio de que habían más, siempre hay más.
Por suerte, todo se pudo resolver muy diplomáticamente, y rápidamente nuestros aventureros fueron guiados hacia lo que parecía ser la guarida de estas reptilianas criaturas. Después de caminar un poco, guiados por el mago de la otra compañía que se había identificado con el nombre de Murnick, se pudo avistan en la lejanía un pequeño cerro, en el cual estaban parados tres Kobolds que prestaban guardia, dos de ellos fueron velozmente neutralizados, mientras el otro huía al fondo de su guarida a dar la voz de alerta al resto de su gente. El grupo sabía que si se quedaban, una horda de kobolds caerían encima suyo, por lo que Arpad rápidamente introdujo a los dos reptiles a la bolsa de contención y salió corriendo con la velocidad que lo caracteriza hacia el campamento del mago Murnick, el resto del grupo emprendió la marcha de regreso un poco más tranquilos, al parecer los kobolds no representan una gran amenaza para ellos.
Luego del compartir un poco de comida que el mago Kutrhuel había facilitado y luego de intercambiar información y un par de objetos, nuestro grupo volvió rápidamente a Abhanel gracias a la magia de Kutrhuel. Al parecer So y Dante no habían desaprovechado el tiempo, y como era de costumbre cuando estaban solos, invirtieron este largo momento de espera en cosas que pertenecen a los dominios del mismo Hapirith, al parecer Zechi acepta todo tipo de calenturas… pero eso es algo de lo que escribiré en otro momento.
Los dos kobolds eran bastante peculiares, uno de ellos era bastante fornido para su raza, era más razonable y un poco más serio, el otro era el típico kobold, débil y chillón a morir. So y Dante conocieron a los dos pequeños, al parecer estos les traían un muy buen recuerdo a la clériga.
El grupo estaba preparado, había llegado el momento de enfrentarse a aquel enemigo por el cual habían esperado tanto, no había tiempo para retroceder, era hora, el grupo se teleporto al desierto y todos marcharon valerosos hasta la tabla, era un momento épico… hasta que la cola de uno de los kobolds salió volando destrozada, todo debido a que la fuerza del plato había arrancado una parte metálica que tenía amarrada en esta extremidad.- por suerte no era uno de esos collares metálicos que utiliza So en sus ratos libres con Dante o… ¿es Dante el que los utiliza?, en fin, sigamos con la historia.

Después de que So cociera la cola del pequeño kobold nuevamente a su cuerpo, el grupo pudo continuar su épica marcha por el desierto hasta llegar a la tablilla, ya allí el grupo le ordeno a uno de los kobold que oprimiese la respectiva casilla y en cuestión de segundos la tropa se encontró en lo que al parecer era otro enclave del poderoso imperio de helkadil

‘’ ¡Al fin! Tanto orar me ha servido de algo, los dioses han escuchado mis suplicas, he encontrado lo que parece una cueva dentro de la arena, tiene un extraño olor a químico, probablemente sea por el tiempo, adentro hay agua y he recogido algo de comida, al parecer el lugar está abandonado desde hace ya mucho tiempo ¡Que Lerman me proteja!’’ Quamon 7 del 4640 de la oscuridad aparente época séptima

Rápidamente el grupo emprendió la búsqueda de Lazazul el dragón. Luego de caminar por la ciudad, encontraron lo que parecía ser un claro entre todas las casas, en el suelo había un pequeño desnivel en el cual nacían unas grandes columnas que decoraban el lugar. El grupo rodeo los grandes pilares y el mago Kutrhuel decidió utilizar uno de sus hechizos para localizar a su objetivo, al parecer estaban en el lugar correcto. Con el hechizo se pudieron identificar tres criaturas con el tipo dragón, dos de ellas eran los kobolds que se habían quedado en la casa donde habían aparecido, el otro probablemente era Lazazul que se acercaba rápidamente.
Los aventureros se ocultaron afanadamente entre las columnas, a lo lejos se comenzó a ver la pequeña figura de un niño que se acercaba con presura, como dijo algún sabio kenku, es mejor prevenir que lamentar, curiosamente, ese mismo kenku se abalanzó sobre el niño y le partió la cara, acto seguido lo introdujo a su bolsa de contención, pues se dio cuenta de que no era el dragón y de que realmente era un niño, o mejor dicho, una trampa, pues una risa gutural tomo todo el lugar, y de repente y sin previo aviso un enorme rayo cayó sobre la cabeza del mago causándole un gran daño, el combate había comenzado.

‘’por todos los dioses, he encontrado la información que le dará el empujón que necesitaba a mi investigación, ¿Cómo he podido ser tan ciego?, probablemente las ansias por sobrevivir nublaron mi objetivo principal, al parecer estoy en la caverna de uno de los grandes reptiles que tanto he buscado, ¿acaso el gran Lerman me ha ayudado? Vaya la suerte que tengo’’ Quamon 11 del 4640 de la oscuridad aparente, época séptima

Rápidamente el grupo lanzo su ataque contra el gran dragón, Kutrhuel lanzo un par de hechizos que ralentizaron y debilitaron las escamas del gran reptil, Arpad lanzo un par de puños poderosos que le causaron gran daño, las flechas silbaban por los aires, pero lastimosamente el grupo se vio en gran desventaja frente a la alada criatura, debían volar, por suerte Kutrhuel se había prevenido y había preparado un hechizo de volar en grupo que le dio la ventaja a los aventureros.
El combate transcurrió muy rápidamente, Kutrhuel polimorfo a Dante en una enorme hidra de numerosas cabezas que atacaron sin cesar a su enemigo, habían transcurrido aproximadamente diez y ocho segundos antes de que el dragón se viese obligado a huir, su velocidad era inigualable, incluso después de ser reducida, pero por más rápido que volara no podría superar la velocidad del teleporto de Kutrhuel que rápidamente alcanzo junto a Dante y a Arpad al debilitado dragón que fue despedazado por los mordiscos de Dante y atravesado por los puños de Arpad.

‘’ E escuchado un gran estruendo, ¡ha llegado!, él sabe que estoy aquí.’’ Pentamon 3 del 4640 de la oscuridad aparente época séptima

De repente un rayo poderoso rayo atravesó los cielos y por poco también atraviesa a Karenin que milagrosamente sobrevivió al impacto, todos desviaron sus miradas hacia el firmamento, en la lejanía se puede ver la gran silueta de un enorme dragón, ha llegado su padre y es hora de huir por lo que casi inmediatamente Karenin salió volando a máxima velocidad hacia Kutrhuel, al igual que So y el vagabundo, y entre la adrenalina y la impresión, el grupo pudo escapar utilizando una de las piedras que tenía Kutrhuel en el templo de Azafhel.

‘’ he logrado escapar, no me preguntéis como, e traído conmigo lo que parece un enorme huevo, esperemos que sea eso, esto me dará un gran renombre en la ciudad’’ Pentamon 4 del 4640 de la oscuridad aparente época séptima

Ahora la pregunta era, como transportaríamos el cuerpo del dragón, Obviamente se habían teleportado con él, no son tontos estos aventureros, además necesitan comer- y al parecer tendrán bocas que alimentar-
Rápidamente Kutrhuel comenzó a contactar a todas las personas que pudiesen serle de ayuda, Nefereth consiguió persuadir a ‘’el gordo’’ para que le alquilara su lugar de trabajo por unos dos días, allí llevaron el cuerpo de la gran bestia para ser desollado; he aquí el problema, ¿Quién lo iba a desollar?, al parecer este mago tiene el contacto para todo, rápidamente su amiga Daraleia busco a un hombre bastante experimentado, que acepto hacer el trabajo, lógicamente todo aquel que veía el cuerpo se llevaba una gran sorpresa.
Después de negociar con el hombre, se pudo culminar el negocio, inmediatamente se puso a trabajar, y solo Arpad pudo acompañar a aquel hombre hasta su lugar de trabajo. Ya allí este señor de cejas prominentes empezó a descuartizar al monstruo mientras hablaba con el pollo. Todo esto pasaba mientras El vagabundo y Karenin intentaban persuadir a Dante para tomar una ronda de tumba orcos, al parecer lo lograron, pero como era de costumbre el único que cayo fue Karenin, pero a este lo único que le importaba era recobrar la conciencia antes de que So descubriese a su marido borracho, eso le va a gustar, ¿o tal vez no?

‘’ ¡corran!, no miren atrás, ¡huyan!, el cobarde vive, el valiente muere, a su sombra solo se haya muerte, en su aliento solo hay destrucción, él no sabe que es compasión, la vida misma no le importa, pues el mismo la controla, ni el tiempo le hace frente, en su lugar lo hace más fuerte, la superioridad es evidente, ni los dioses podrían vencerle, mi pueblo sucumbe por mi culpa, ahora ni Lerman podrá darme su ayuda!’’ Secmon 14 del 4641 de la oscuridad aparente época séptima

View
Expediente aventurero
Dragón, oh Dragón, ¿dónde estás que no te veo?

Hola, aquí Arpad, el monje pollo/cuervo/tengu/kenkku. Me han pedido que haga un recuento de lo que ocurrió en el capítulo anterior de nuestra aventura, así que me di a la tarea de hacer monachitos porque soy muy malo para narrar cosas de una manera que me entiendan. Seré breve, espero que mis cositos les ayuden a entender lo que pasó, aquí van:

PARTE I

Esperando en la biblioteca de Helkadil

Luego de haber encontrado un enclave de la legendaria civilización Helkadina, el grupo de aventureros se había separado por efectos de un desviar teletransportación; Kuthruel, Karenin y el vagabundo terminaron en alguna parte del mundo, y luego de algunos ires y venires, lograron regresar a salvo a las ruinas de aquel desierto en la pequeña Helkadil. En el tiempo transcurrido durante esa separación, So, Dante y Arpad se mantuvieron en la biblioteca del enclave estudiando abnegadamente su contenido. No obstante, los devotos de Zechi decidieron ir por su cuenta un tiempo, al parecer tenían asuntos que atender que sólo les concierne a ellos:

Image and video hosting by TinyPic

Reuniendo al grupo en la zona de excavación

Kuthruel realizó ciertas preparaciones para emprender por fin la caza del Dragón, infortunadamente en el primer intento del grupo resultaron en un enclave helkadino y sin mucha idea de dónde demonios está la criatura mitológica, pero no todo es malo (omitiendo la muerte de “el viajero”) ya que han dado con un buen punto de conocimientos que además de resultar nuevos para los aventureros, representan una potencial ventaja a futuro si logran administrar los más de 3000 libros, entre ellos investigaciones con un valor histórico importante, de manera tal que se logren muy buenas ganancias de diversas índoles. Quienes resultan más atraídos por estas inesperadas posibilidades son Arpad y Kuthruel, mientras el resto del grupo parece estar más concentrado en dar caza al mentado Dragón; así que, antes de reunirse con el grupo nuevamente, estos dos aventureros realizan un recuento de los datos más relevantes para disponer de una manera sistemática de todos los datos. Luego de ellos se dan un pequeño paseo por algunas de las casas del enclave, recogen los cuadros que encuentran ya que el mago ha logrado negociar con ellos a un precio generoso (parte de estas ganancias las compartirá, pero no se sabe cuánto porcentaje). Mientras realizaban estas actividades compartieron algunas ideas. A continuación mis monachitos:

Image and video hosting by TinyPic

Fiasco con las placas de teletransportación

Una vez se hubo reunido el grupo, de nuevo, retomaron la empresa que los traía hace ciclos en vilo, el enfrentarse a un Dragón. Para ello ya habían hecho todas las preparaciones que tenían lugar, y recursos para ello, privarse de todo elemento que fuera atraído por el ‘siempreunido’, reunir el conocimiento disponible sobre la criatura y prepararse para lo peor, esperando lo mejor. Cuando estaban preparados para movilizarse, advirtieron a lo lejos una figura alada acercándose que los puso en alerta ya que el Dragón ha estado acechándoles con vehemencia; aunque la sorpresa fue breve, pues la criatura se identificó presurosa como alguien enviada por “’El Maestro’ para revisar la biblioteca que habían encontrado. Superado el sobresalto, el grupo de aventureros se prepara de nuevo, ajustan sus pertenencias, tensas sus arcos, agudizan sus sentidos y activan el portal…

… pero nada ocurre. Luego de investigar, de nuevo, el funcionamiento de los portales, se enteran que éste sólo puede activarse por una criatura tipo Dragón, es entonces cuando surge una nueva misión, encontrar a una que lo activa, un… ¿Dragón?… pues aunque cuesta creérselo, resulta que estas pobres criaturas, tan matoneadas y subvaloradas, ahora tienen un rol fundamental para nuestra empresa, ¿ya saben de qué hablo?

Image and video hosting by TinyPic

Teletransportación a Abjanel por búsqueda de Kobold

Pues sí, un kobold es lo que necesitamos. Entonces nos vimos en la necesidad de ir de nuevo a Abjanel, el mago se encargó de proveernos el transporte. Ya estando en la ciudad, nos separamos para cubrir más terreno y así poder encontrar al Kobold más rápido. Desde el puerto emprendimos rutas hacia el sur, norte y la ciudad, cada uno indagando a su manera, unos con más frutos que otros. Pero luego de un ciclo de pesquisas, no más cercano a un Kobold fue un pobre infeliz con aspecto de Kobold, justamente, por una maldición, dice él, que hasta ahora parece única en su clase. Sea cual fuere el caso, luego de ponernos al día con lo que cada quien encontrase, la solución, si se le puede llamar así, que se nos presentó como viable fue utilizar la teletransportación para que por suerte o algún factor extraordinario, el mago lograra ubicar a esta criatura. Y fue así como, después de 3 intentos de teletransportar, 1 bicho raro, 1 yuan-ti y un grupo de aventureros en medio de quién sabe dónde, dimos con la pista de una comunidad de Kobolds…

Image and video hosting by TinyPic

Y así, mis queridos mocochirrimpimplines, es como concluye esta pobre narración del día de hoy.

Arpad, cambio y fuera.

View
Una ciudad en las alturas

Los aventureros ya listos para la batalla se dirigen a el lugar de teletransportación algo nerviosos por la batalla que esperaban con el dragón. Sin saber qué boton pulsar se orientan por lo que vivió su anterior compañero Grumbar y pulsan el quinto botón, este los lleva a lo que parece ser el interior de una vivienda sellada. Kuthruel abre la puerta y todos los aventureros se disponen a buscar a el dragón teniendo en cuenta la desventaja de no poder todas sus herramientas de metal. Recorren toda la ciudad y no encuentran ninguna señal de el dragón pero sí encuentran una biblioteca que pareciera ser pública. Todos se quedan un buen rato ahí leyendo todo lo que pueden y pensando en lo que les daría Abjanel por este conocimiento.

Image and video hosting by TinyPic

De nuevo deciden explorar la ciudad, esta vez deciden entrar en las viviendas en una Arpad encuentra un raro documento y en otra los aventureros encuentran un sello que pareciera ser de Abjuración. Algunos caminan en este y se ilumina pero no es hasta que el viajero camina en este que ocurre algo extraño. El sello empieza a bajar y a El Viajero le habla lo que el describe como una esfinge un momento más tarde una gran cantidad de escarabajos empiezan a caminar hacia el viajero y posteriormente acaban con él. Todos quedarón sorprendidos y esperan poder devolver a la vida a El Viajero

Image and video hosting by TinyPic

Una vez más recorren la ciudad y no encuentran mucho. Kuthruel decide teletransportarse de nuevo, pero siente que el conjuro está siendo desviado a un lugar desconocido, decide juntarse con El Vagabundo y Karenin y acepta la desviación. Esta los lleva a una gran caverna llena de cadáveres y un olor putrefacto, en su recorrido alcanzan a escuchar unos sonidos extraños al acercarse al lugar del sónido se encuentran con una gran criatura durmiendo, los aventureros deciden salir rápidamente para evitar despertarla. cuando encuentran la salida se ven en un ambiente con vegetación gigante sabiendo que finalmente salieron de aquella ciudad “voladora” .

Image and video hosting by TinyPic

View
Refuerzos para las batallas venideras

Cuando Kuthruel termina el papeleo para resolver la situación de Lithox, decide reclutar nuevos aventureros para dar frente al dragón que acecha a sus compañeros en el desierto.
Al lugar acuden una pareja y una extraña criatura. Kuthruel les explica por qué necesita los aventureros, estos quedan sorprendidos al saber que se trata de un dragón, algo que pareciera ser que sólo existe en leyendas. Aún sabiendo los riesgos los aventureros aceptan ir con Kuthruel, sin embargo este les dice que aún no pueden partir pues tiene asuntos pendientes en la ciudad. La pareja parte entonces a descansar en un templo de Zechi en el que se sienten muy agustos. La otra criatura un poco desorientada por venir a un mundo diferente decide quedarse en la taberna esperando a Kuthruel.
Al ciclo siguiente se reunen de nuevo y parten al desierto donde les esperan los compañeros de Kuthruel. Una vez alla todos se presentan y cuentan un poco de su pasado. Arpad el kenku les pide prestados unos items para saber un poco más de ellos, al terminar esto, el grupo le muestra lo que han encontrado a sus nuevos compañeros. Gracias Kuthruel que levantó una ave (Que anteriormente el dragon mató) se logra avanzar un poco más en la sala que contiene magia de la escuela de nigromancia. Por el otro lado no hay un gran avance por lo que deciden salir. una vez afuera logran divisar lo que pareciera ser un niño. Todos sorprendidos se ponen en guardia temiendo que la batalla con el dragon llegaría. Kuthruel y Arpad se teletransportan hacia el lugar pero sólo se encuentran con un tronco con la ropa del niño. Enfadados aunque tambien un poco aliviados regresan con sus compañeros y empiezan a planear el ataque contra el dragón ayudados de lo que vivió Grumbar en su guarida saben que no pueden ir con ningún item metálico, Kuthruel se encarga de conseguir las armas y hacer los preparativos para la dura batalla que les espera

View
La maldad disfrazada de inocencia.

Mientras Grumbar continuaba en lo que parece una ciudad flotante con el misterioso niño, Kuthruel y el vagabundo encuentran un rastro que desaparece cerca de una tablilla con varios botones, Kuthruel deduce rápidamente que se trata de un artefacto de teletransportación, sin embargo la tablilla contiene muchos botones que podrían llevar a muchos lugares desconocidos. Kuthruel se dispone pues a identificar para a dónde lleva cada botón, esto lleva un poco de tiempo ya que son 30 botones para identificar. Al terminar se da cuenta que no todos los botones sirven, y que los que sirven llevan a lugares diferentes, sin querer arriesgarse los aventureros vuelven a las ruinas que excavaron ya sabiendo que podían abrir un corredor secreto, antes de poder bajar Grumbar y el niño se reunen nuevamente con el grupo. Después de hablar Kuthruel, El Vagabundo, El Viajero y Lithox se adentran en el corredor secreto en busca de pistas sobre Helkadil. El primer camino los lleva a una gran masa de agua. Lithox con ayuda de El Vagabundo decide explorar en esta, un momento después de adentrarse no se siente seguro y vuelve a la superficie con unas leves cortaduras de lo que él describió como algas marinas. El grupo no tiene más remedio que ir hacia el otro lado. Allí se encuentran con una sala muy grande, sin embargo Kuthruel da orden de detenerse ya que detecta magia de la escuela de nigromancia. Lithox decide entrar teletrasnportandose ya que se creía que solo era una delgada capa, sin embargo al entrar siente un dolor insoportable y un agotamiento sin igual; corre de nuevo a la seguridad y le explica a sus compañeros lo que ocurrió. sin más remedio regresan a la superficie y El Vagabundo se comunica con su “maestro” para contar todo lo que ha sucedido desde que partieron. éste envía sirvientes para corroborar lo que El Vagabundo le comenta. después de cumplir su labor, algunos de los sirvientes parten, los que quedan ayudan a los aventureros a averiguar lo que hay bajo la gran masa de agua. Al entrar de nuevo los sirvientes de el “maestro” se sumergen, después de un pequeño momento sólo regresa uno, al parecer , sangrando, Arpad reacciona rápido y procede a curar a la cosa, esta les cuenta que todos estaban muertos, que el lugar está lleno de trampas. la cosa sale corriendo diciendo que el “maestro” debería enterarse de eso. cuando este parte. Lithox decide cambiar de lugar y esperar afuera junto con el niño mientras los otros siguen explorando el lugar. antes de ingresar de nuevo Kuthruel le pide un objeto al niño (Que anteriormente él le había facilitado). del otro lado la luz se vá. Lithox intenta encender de nuevo la luz cuando es golpeado por algo grande, cae al suelo y cuando levanta la cabeza logra ver una gran boca y electricidad emanando de ella, reacciona rápido y esquiva el gran rayo. Mientras esto pasaba Kuthruel usa su magia para saber información sobre el chico utilizando el objeto que poseía anteriormente éste. para su sorpresa se dan cuenta de que el chico es un dragon malvado. Lithox logra salir con ayuda de Grumbar y detrás de el viene el niño, éste engaña a Grumbar y logra escapar.
Image and video hosting by TinyPic
a lo lejos se ve el dragón escapando. Lithox, herido gravemente, cae al suelo. Cuando lo demás logran salir, Kuthruel al ver a Lithox tan herido decide llevarlo devuelta a Abjanel para que sus heridas sean curadas, los clérigos se dan cuenta que tiene una extraña maldición que ni los más experimentados saben de que se trata. Kuthruel es llamado por un Emir para negociar sobre el futuro de Lithox. estos acordaron someter a Lithox a un experimento para averiguar qué maldición tenía. Mientras los demás en el desierto, y con la amenaza de el dragón aguardan sin saber que les espera…

View
Todo en la vida es una ilusion

La oscuridad lo rodeaba todo, el grupo descansaba del combate con el poderoso kraken, al parecer Kutrhuel había aprovechado el tiempo y había recolectado la tinta que había quedado del gran calamar, Grumbar como de costumbre, estaba en la cubierta, ‘’cuidando’’ por si pasaba algo; la verdad es que no cambia en ningún lugar aparte de este.
Luego de navegar por mucho tiempo, se pudo divisar a la lejanía lo que al parecer era un tipo de ciudad subterránea, según lo indicado este era el lugar de la misión, o así lo indico el capitán, que salió de su alcoba y se lanzó fuera de la burbuja, al parecer había alguien recibiéndolos, era un gran sapo con muy mala apariencia.
El ambiente se puso muy tenso, el enorme sapo comenzó a dar órdenes, algo que al grupo no le gusto, insistía en que tenían que acompañarlo, todo se tornó de mal en peor cuando ataco a Kutrhuel y hechizo a Grumbar para que siguiese sus órdenes.
Luego de mucho discutir se llegó a un acuerdo, el hombre sapo dejaría pensar a los aventureros para que estos tomaran una decisión, por lo menor uno de ellos se tenía que quedar en el barco, el resto lo tenían que acompañar, así lo impuso aquel feo amigo, claro está, sin nada de presiones, lo único era una enorme serpiente submarina que daba vueltas alrededor del barco, tal vez era para que les hiciera un poco de compañía al grupo.
Se pensó mucho en lo que se haría, el clérigo de Hapirith tuvo que hacer un ritual para preguntarle a su dios sobre si era bueno o no, la respuesta no fue muy exacta, el único detalle que les dio, fue que solo con sabiduría podrían superar sus pruebas, y fue así como el grupo salió por su propia cuenta a buscar a ese sapo, y no con muy buenas intenciones que digamos.
Luego de nadar por mucho tiempo y de tenerse que curar constantemente por el tema de la presión, el grupo llego hasta lo que desde arriba parecía un enorme laberinto, pero nada más tocarlo, desapareció, junto al resto de ciudad; todo era una ilusión.
En el fondo del lugar donde quedaba el laberinto se podía ver una entrada, el grupo nado hasta allí y entro por un enorme tubo, al final de este se habría una gran sala en la que los estaban esperando el sapo y dos niños, una cálida bienvenida para ser sinceros, el sapo les dio algo de tiempo a los aventureros, que sin pensarlo dos veces se lanzaron por uno de los tubos que habían en la parte superior de la sala.
Este tubo subía y luego decencia muy levemente a lo que parecía un largo pasillo lleno de estatuas y figuras, pero no demoraron mucho en este lugar, pues el enorme sapo se apareció pidiendo muy cordialmente que no arruinaran nada.
Al intentar devolverse se encontraron con uno de los sirvientes del sapo, los ojos le brillaban de un color rojo intenso, y no más al verlo el grupo se abalanzo sobre el sin dejarlo hacer nada; rápidamente acabaron con la vida de lo que parecía un mediano de piel roja, que después de muerto se convirtió en un enorme sisiutl.
Bajaron a la sala principal, donde los recibió nuevamente el sapo, esta vez estaban dispuestos a combatir.
Todos se abalanzaron sobre el sapo, pero este rápidamente creo una imagen múltiple, que confundió la mente de los aventureros, al parecer era un maestro de la ilusión, puesto que el mismo era una ilusión, con solo pegarle a la imagen correcta, este tomaba su auténtica forma, un enorme aboleth con numerosos tentáculos.

La cosa se puso cada vez más tensa, Kutrhuel lanzaba fuertes hechizos, uno de ellos logro abatir a uno de los niños que intentaban ahogar a los combatientes por medio de unos glifos, Arpad mandaba fuertes ráfagas de golpes, Lithos daba estocada tras estocada, para la mala suerte del grupo, el clérigo de Hapirith murió durante el combate, pero nada se podía hacer, tenían que luchar por sus vidas.
El fragor de la batalla se intensificaba cada vez más, arpad había caído inconsciente y solo quedaban Lithos y Kutrhuel, cada vez era más difícil vencer las ilusiones del enorme pez, y en un descuido, Lithos entro en el área de uno de los glifos que cargaban los niños, esto causo que sus pulmones se llenaran de agua y obligo a Kutrhuel a marcharse del campo de batalla junto con su amigo que agonizaba.
La pareja se teleporto al barco, por su suerte alguien tenía algún conocimiento sobre como curar a Lithos, e inmediatamente cogió un cuchillo y le perforo el pulmón con completa exactitud, pero este no era el único mal que tenía el pobre ninja, pues todos sus huesos se habían vuelto gelatina y no podía respirar aire, todo esto era culpa del aboleth que había utilizado su poderosa magia contra el joven combatiente.
Arpad y Grumbar están bajo el poder de esta criatura, ¿que pasara con ellos?, nadie lo sabe, que los dioses los amparen

View
Esperanzas de vida en oscuridad absoluta

Después de aceptar los términos de la misión, se les da tres días antes del comienzo de la misión, al ser así, algunos de los aventureros deciden ir a comprar herramientas que les ayudarían a completar con éxito, ésta y otras futuras misiones que puedan llegar a tener. Todo queda en manos del comerciante del grupo; conseguir un precio favorable para reducir costos. A los tres días el grupo se reúne en el puesto de avanzada y deciden partir, el encargado de la avanzada los guía a través de un portal que los lleva a una cámara totalmente diferente, dónde todos pasan sin mayor dificultad, excepto Grumbar quién tiene que esforzarse un poco más para pasar, mientras el clérigo de Hapirith se burla.
Finalmente llegan a un risco, justo delante de ellos se encuentra el mar y un hombre que les indica donde se encuentran y hacia donde dirigirse. bajan bordeando el risco hasta el que es el barco que deben proteger “El Escorpión marino”. en un instante, las aguas al rededor del barco se empiezan a agitar y subir lentamente hasta formar una gran burbuja de agua que crece hasta contener al barco. Los aventureros son invitados a pasar, no sin antes ser mojados al cruzar la gran burbuja. Sin mucha demora el barco se interna un poco en el mar, y a su vez, a descender en las aguas del mar, haciendo que cada vez , los rayos del sol sean más tenues, hasta que tiempo después , desaparecen completamente.
Los primeros ciclos son tranquilos aunque tambien aburridos para la mayoría de los aventureros, excepto para el clérigo quién anima, apuesta y bebe con la tripulación para matenerlos “activos”. En uno de esos dias aburridos y normales se escucha un gran estruendo: Un tentáculo enorme está intentando arrancar uno de los mástiles del barco, rápidamente los aventureros reacciónan; Lithox que se encuentra cerca al tentáculo lo toca para intentar incapacitarlo, pero no lo logra. Todos intentan acercarse hasta que otro tentáculo llega por otro de los lados del barco y despues otros más, lo uqe convierte la cubierta en un campo de batalla. Los objetivos son claros, proteger los mástiles del barco que están siendo destrozados por los fuertes tentáculos, en el intento, Grumbar es agarrado por varios de los tentáculos, el clérigo y el comerciante son agarrados por dos de los grandes, los que están libres hacen el daño que pueden a la bestia, Grumbar alcanza a ser liberado. Todos arremeten con lo que tienen en contra de la bestia para salvar el barco y a sus amigos aprisionados, Arpad le da unos brutales puñetazos y Kuthruel usa uno de sus hechizos, ya la bestia no puede más, lanza un chorro de tinta al Escorpión marino y huye, sin embargo,los efectos del hechizo de Kuthruel acaban con él. Apesar de que por fin derrotaron al Kraken, éste se llevo a sus dos compañeros, sin conocimiento de su rumbo, Kuthruel, inicia a canalizar un hechizo que permite localizar uno de los objetos que ambos llevaban, para saber de su paradero, y lo consigue, Indica a la tripulación de deben sumergirse más. Desde la profundidad ambos nadan hacia una luz, que creen es el barco, la presión crea estragos en ellos, pero logran llegar, en la parte de arriba se logra ver una pequeña mano intentando entrar en la burbuja, Grumbar la agarra y la pone en cubierta, poco tiempo después llega el clérigo, todos aliviados de estar completos ( Y más el clérigo que ahora sabe que hay una mujer en el grupo ) agradecen haber pasado este obstáculo, sin saber lo que les espera más adelante.

The_Kraken.jpg

View
Dioses y Zeclón

Es lamentable observar la evidente dependencia de todas y cada una de las razas por la magia, simple y llanamente no podemos vivir sin ella, algo triste en realidad, pues, ¿Cómo hacen las civilizaciones en las cuales no hay una sola gota de zeclon? Si, se las arreglan para sobrevivir y avanzar, pero para el asombro de muchos, una ciudad tan grande y rica en conocimientos como lo es Abjanel es tan dependiente a esta fuente de poder, que si no fuera gracias a su ‘’buena suerte’’ (si es que podemos decir que fue suerte) probablemente, gran parte de la ciudad sucumbiría en el gélido noxante.
Todo ocurrió en el noxante del año 2274 de la época octava, me encontraba en Abjanel, toda la ciudad se estaba alistando para la llegada del frío día, tres días antes habían sonado las campanas de la metrópoli, y un gigantesco domo cubrió toda la ciudad a excepción de los muelles, la gente que vivía en estos últimos, comenzó a resguardarse en templos y tabernas, puertas y ventanas que estaban bloqueadas por tablones de madera comenzaron a cubrirse por la nieve que caía.
Con el pasar de las horas, las cosas comenzaron a ponerse extrañas, en las calles, no se escuchaba movimiento, ni grito alguno, algo inusual para la fecha, la calma hacía creer a la gente, que el noxante ya había pasado. Algo que desoriento aún más a la gente, y no solo a las personas del corriente, sino también a los más grandes eruditos, fue que un gran halo de luz cubrió todo el cielo, la luz resplandeciente como un día de secmon, creo gran incertidumbre en la ciudad, y acto seguido a esto, el gran domo que protegía la ciudad, desapareció sin más.
De repente, el pánico comenzó a llenar los corazones de las personas, en el cielo, que estaba ahora totalmente iluminado, comenzaron a dibujarse los símbolos de distintos dioses, el yunque encadenado, el pergamino manchado con tinta, el rostro y la daga, la montaña brumosa y muchos más símbolos fueron dibujados en los cielos de Eiláar, luego de esto ocurrió algo que no había ocurrido antes, algo catastrófico, algo desastroso, fatal para muchos, bueno para ninguno, la magia se fue, todo lo divino y lo arcano se fue, todos los clérigos perdieron su conexión con sus respectivas deidades, ningún objeto mágico funcionaba, fuese un arma, o una capa, todo lo relacionado con el zeclón se había ido.
Pero no era este el golpe final, pues de repente y sin previo aviso, la gran mayoría de las personas en la ciudad comenzaron a comportarse de manera extraña, unos se lanzaron al suelo retorciéndose de dolor, otros alzaban sus miradas al cielo como si estuviesen asombrados, algunos pocos estaban normal, como si no hubiese ocurrido nada raro (entre los cuales me incluyo), solo observando cómo la gente a su alrededor, se retorcía de dolor y deambulaban con sus miradas al cielo, pero luego de reunir algo de información como buen bardo que soy, descubrí algo que me dejo frío, al parecer la gente tuvo una visión, para algunos dolorosa, para otros no, pero todos tenían algo en común, un ser demoníaco.

El ser parecía un humanoide de unos nueve metros, delgado, de piel muy pálida, color ceniza, su cara parecía una máscara inexpresiva, sin boca y con unos ojos que no se mueven ni parpadean, su cabello parece detenido en el tiempo ondeando, pero inmóvil, de su espalda un constante chorro de sangre forma dos grandes alas que no paran de derramar el líquido por dondequiera que la criatura camina. Su pecho está descubierto y muestra en todo su torso marcas de quemaduras con la forma de los símbolos de los dioses, en su cintura un atuendo formado por alas negras de plumas que no paran de crecer, reemplazando otras plumas que van cayendo al piso formando seres de oscuridad que se alzan del charco de sangre que deja como huella.

La verdad, es que ni el mismísimo Anhenekar tendría idea de que era esto, pero algo si era sabido, era muy poderoso.
El temor y el caos rápidamente tomo la ciudad, grandes fuegos se alzaron y hubo revueltas por allí y por allá, la magia no volvió hasta primón, uno a uno los dioses comenzaron a volver, grandes fiestas y comparsas se alzaron, cada dios celebraba a su manera, pero todos estaban felices porque la magia había vuelto, y así lastimosamente es la mente de la mayoría de personas, rápidamente se olvidan de los problemas y se hacen los ciegos ante el conflicto, aun no se qué o quien fue el culpable de lo ocurrido, y mucho menos sobre qué era esa cosa demoníaca que se vio en la visión, esperemos que sea lo que sea, no vuelva a ocurrir, pues nos dimos cuenta que no estamos preparados para una catástrofe como lo es la perdida de magia.

un bardo errante

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.