El olvido creador

Una ciudad en la oscuridad

Pentamón 2 del 2273 CH – Época octava

Frente a frente los guerreros ahora se disponían a combatir, pero algo muy inesperado pasó, ahora el jinete se dirige al grupo de aventureros con unas muy frías e imponentes palabras, éste dice:
-Saben que pueden ganar, pero no sin sufrir grandes pérdidas, yo ya he perdido a mi montura, una inmensa pérdida para mí, no es deber mío decidir su futuro así que si me siguen podrán prolongar sus vidas y ser juzgados.
Los guerreros toman la decisión de seguir al jinete, este al ver la decisión del grupo saca su maza y la pasa frente a Alisa mientras le da unas órdenes, ésta obedece y su comportamiento parece como el de un zombie. El jinete le ordena a los guerreros que vayan al frente todos menos alisa que va al final de la fila, el grupo conformado la mayoría por humanos y elfos no tenía la capacidad de ver en la oscuridad así que eran guiados por los dos enanos que iban al frente, mientras caminaban se podía escuchar en el lugar un gran sonido parecido al de una explosión lejana, el mismo que habían escuchado antes pero entre más caminaban más fuerte se escuchaba y se repetía cada 10 segundos, luego de un rato se pudo percibir en el ambiente un olor muy fuerte era tan fuerte que este olor les quemaban las vías respiratoria y los ojos, luego de un rato los aventureros se acostumbraron a este.
Los enanos después de mucho caminar pudieron ver como sobre ellos se notaba lo que parecía el final de una cueva y ahora se podía oír el retumbar más fuerte, y al fondo en lo que parecía un abismo se podía escuchar como si hubiese un inmenso mercado de seres humanos, los enanos notaron que empezaron a descender por lo que parecía una sendero labrado en la ladera del lugar, se llevaron una gran sorpresa al ver que el sonido que parecían seres humanos era lo que parecía, se encontraron con un grupo de humanoides que en vez de parecerse a un humano parecían elfos.
La única diferencia que pudieron encontrar los enanos de éstos y los elfos era su extremadamente oscuro tono de piel y su brillante color de cabello, aunque en blanco y negro todo es brillante y oscuro, estas personas vestían cueros gruesos y escamas, vestimentas que para la gente normal son armaduras, pero para estos humanoides parecía ropa de diario. La ciudad estaba conformada en su mayoría por inmensas escalas o puentes y estos eran labrados de la misma roca del sitio, al subir por una de estas escalas llegaron a otra parte de la ciudad en la que se podía notar ahora que los humanoides vestían grandes armaduras parecidas a las del jinete que también los acompañaba, también se podía ver gente que parecían investigadores o Magos bastante ocupados con libros y pergaminos.
En un momento un hombre se le acercó al jinete, su armadura parecía un poco distinta y por el comportamiento parecía que era un rango mayor a éste, dicho hombre empezó a hablarle al jinete en lo que después supieron que era infracomún, una lengua que ninguno de los aventureros reconocía, luego de un rato el hombre se retiró, un grupo de soldados rodeó a los aventureros y los obligó a caminar hasta una torre. En esta se encontraron a dos mujeres muy bien vestidas y a un hombre que parecía un soldado pero era muy flexible en su comportamiento, una de las mujeres se dirigió al grupo en varios idiomas, pero por desgracia el único que entendía era Damalfit que estabainmóvil y sin fuerzas. Éste empezó a quejarse para ver si lograba que la mujer entendiese que reconocía los idiomas, pero lo único que logró fue que lo retiraran de la sala debido a que generaba una gran molestia para ellas, la mujer se acercó a Tarok y pronunciando unas palabras lanzó un hechizo sobre éste, Tarok no se resistió y de repente pudo entender el idioma que hablaba la mujer, Tarok ahora sería el traductor del grupo, la mujer se dirigió a los aventureros como seres de la superficie y llamó a Tessa y a Tarok abominaciones, coincidencialmente los dos elfos del grupo, la mujer dijo que iban a ser juzgados y sólo tendrían dos meditaciones antes del juicio.
Hasta su juicio el grupo es llevado hasta la cima de la torre y es lanzado por una trampilla en el piso, caen a algo que parece una cárcel y Tarok luego de lanzar luz puede ver que en una celda contigua hay un cuerpo que es alimento para una familia de glotones, Tarok domina al animal, luego lanza compartir sentidos sobre éste para poder ver hasta dónde llega la celda.
El animal explora, pero al parecer no hay escapatoria de aquel lugar, siendo así el grupo espera por su juicio, Damalfit se recupera y luego de dos días el grupo es sacado de ese lugar y es llevado hasta una amplia sala, en esta había mucha gente encapuchada, entre ellos estaba la mujer de antes que dirigía el juicio, ella volvió a lanzar el conjuro a Tarok y dijo: “Por la gracia de Sakregaila hoy se decidirá ante la cámara el destino de estas personas.”
Cuándo Damalfit escuchó eso sacó la conclusión de que la historia de La noche perpetua no era un cuento para niños sino que era algo real.
En dichosa sala habían muchos objetos de tortura, llamaron a Tarok y a Tessa al frente donde metieron sus manos en unos huecos y en estos les apresaron, luego un grillete de caucho que colgaba de una cadena del techo del lugar sirvió para amarrarles sus cabellos, luego unos hombres con una precisión quirúrgica les cortaron las orejas y luego prendieron fuego a los cabellos de los pobres elfos.
Luego toda la sala se unió en un solo canto e hicieron un rito de invocación del cual surgió entre humo y fuego la silueta de una mujer que muy posiblemente decidirá el futuro del grupo.

Comments

jogike jogike

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.