El olvido creador

La alerta de Meikos

Pentamón 9 del 2273 CH – Época octava

En Meikos, la capital de Mercari, han estado combatiendo estampidas de animales desde todo el norte desde finales de trimón. A la fecha han debido convocar aventureros y mercenarios que ya sea por gloria o por dinero estén dispuestos a servir a la ciudad, la cual se ha visto superada en número por la cantidad de animales, bestias y monstruos que salen no se sabe de dónde y amenazan con cruzar el pequeño bosque del norte de Meikos.
Varios frentes de defensa se han establecido a lo largo de 300 millas de frontera de Mercari intentando desviar a las interminables hordas de animales y monstruos que intentan cruzar hacia el país.
Uno de esos frentes, el primero al oeste del río Del Esclavo vivió un combate singular. Algún tipo de criaturas subterráneas comenzaron a atacar a las fuerzas de Meikos, dejando como única señal unos cráteres de casi 30 pies de diámetro. Otra criatura, esta vez voladora, arrasaba las atalayas de los tiradores con explosiones sónicas. Los ataques en conjunto, unos bajo tierra y el otro aéreo comenzaron a diezmar las filas de los soldados, quienes empezaron a retroceder hasta la empalizada que resguardaba las tiendas de los heridos y los oficiales.
Algunos vieron lo que parecía ser un mago ataviado de púrpura volar tras la criatura alada, mientras que los ataques subterráneos continuaron bosque adentro, donde ya no habían soldados por los que preocuparse.
De una tienda apareció el Capitán Farendon, máxima autoridad de La Fortaleza, quien indicó a todos los presentes que podían retirarse a Meikos para recibir nuevas instrucciones, pues este frente de defensa no tenía ya criaturas que lo acecharan.

Una vez en La Fortaleza varios de los aventureros sobrevivientes se inscriben nuevamente para combatir y son enviados al frente que combate junto al Pantano Veloz, donde llegan las criaturas más grandes y fuertes que son desviadas de su camino mucho más al norte por las tropas de élite.

Luego de casi 2 ciclos de marcha llegan al campo de batalla, una extensa llanura cubierta de una delgada neblina. Allí el método de pelea es muy diferente, pues grandes regimientos pueden ser aplastados por bisonte enormes o desperdigados por los aires por la cornamenta de alces terribles.
En un instante de la pelea un mago volador pasa sobre los soldados advirtiéndoles a todos de cuidarse de los ojos rojos, poco tiempo después todos pudieron ver a lo que se refería.
Una inmensa criatura acorazada con un gran mazo en el extremo de su cola barría todo a su paso, tres jinetes intrépidos comenzaron a dar círculos amplios frente a la criatura haciendo que ésta los persiguiera, mientras los demás piensan en una estrategia para acabar con la monstruosa y blindada criatura.

S01_-_Ankylosaurus.png

Comments

jogike jogike

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.