El olvido creador

¿y ahora que?

Hace cinco minutos era alguien tan diferente, es impresionante como se ve el mundo ahora, siempre intente pensar como era ver el mundo como una persona como So, pero ahora lo sé, no sé si perdí o gane, eso me tocara descubrirlo con el tiempo, al parecer Dante lo tiene muy claro, no perdió nada, esas cartas le dieron de todo, a Kutrhuel le dieron a un seguidor, y según lo que escuche una fortaleza; con respecto al vagabundo, no sabemos qué hacer con él, no tiene pulso, pero su cuerpo se mantiene caliente, a ojos de cualquiera, solo está dormido, su cuerpo no está rígido, pero no responde a nada, de Arpad no sabíamos nada, por lo que entre a preguntarle a la anciana que había pasado con él, me respondió muy enigmáticamente, pero después de pedirle a Kutrhuel que usara su magia para encontrarlo, pudimos saber que aún estaba en este plano, vivo.
La pobre de So, no sé si es suerte o una desgracia lo que le ocurrió, por una razón que desconocemos un campo anti magia la rodea, toda la magia en un radio de diez pies alrededor de ella no funciona, incluso su magia, ha perdido la conexión con Zechi.
Salimos hacia la taberna con el vagabundo a hombros, So se sorprendió mucho sobre las cosas que le contaba, y según lo que escuche de mis compañeros, estoy pasando por una crisis de personalizada, no sé qué tan cierto sea eso, pero últimamente he estado un poco confundido.
Al llegar a la taberna, decidí subir a mi habitación a recoger un par de cosas, y luego bajar, para llevar al vagabundo al templo de Zechi para resolver las situaciones antes nombradas.
Cuando llegamos al templo, nos recibió el que una vez denomine como lagartija con esteroides, al parecer es el líder del templo que sorprendido por la situación de So, decidió ayudarnos, pero no sin antes resolver el problema del vagabundo, el cual fue enviado a una cámara de reposo.
Llegamos a una sala en la que nos sentamos a hablar con el líder, lo que le sucedía a So era algo supremamente sobrenatural, algo muy peligroso, el problema de So era claro, ¿pero, porque estaba yo allí?, era fácil, sentía que tenía que “expiar” mis pecados, por lo que agarre todos los venenos que tenía en mi poder y los entregue al templo para que fueran destruidos, o con ese fin lo hice.
So fue llevada a una cámara para comenzar con su “sanación”, mientras que yo fui llevado en compañía del líder a una cámara para que Zechi me juzgara, no fue algo cómodo pero al parecer ella me acepto, posterior a esto recibí la charla larga sobre la renovadora, más de un ciclo se tomó esta pequeña introducción.
Luego me fui para el limo purpura, al parecer ninguno de mis compañeros estaba, por lo que me dispuse a descansar, de repente un fuerte golpe en la habitación de ellos me sorprendió y fui a ver que sucedía, eran ellos que habían acabado de llegar, venían de la fortaleza que las cartas le habían dado a Kutrhuel, y también rescataron al señor Arpad que venía con ellos.
Le informe a Dante sobre lo que le había pasado a So y posteriormente baje a comer junto a un extraño gnomo de cabello rojo, he hice algo de lo que me arrepentiré en resto de mi vida, ponerle conversa. Rápidamente la situación se tornó incomoda y sospechoso, contando con el hecho de que tenía dagas envenenadas con el mismo veneno que me habían disparado en el muelle sur la otra vez, y no siendo suficiente eso, este tipo conocía a personas que estaban relacionadas con el señor Kutrhuel, por lo que me dispuse a subir a la habitación e infórmale de esto al señor Arpad.

Al parecer a este también le pareció sospechoso este tipo, y me pidió que lo invitara a pasar a la habitación, pero al parecer no soy muy bueno engañando a las personas y no me creyó ni poquito, por lo que Arpad se vio en la obligación de bajar junto al nuevo amigo negro de Kutrhuel.
Mientras ellos llevaban a cabo su charla, yo me senté en las escalas oculto mientras escuchaba, por lo que pude escuchar, era una mera coincidencia, al parecer el personaje tuvo algo que ver con la toma de Zarquitania, y tenía algo en contra de estos elfos negros llamados Drows, por momentos la charla se tornaba muy tensa, tanto que desenfunde mi arco por si algo pasaba, pero al final el señor Arpad de una u otra forma le ofreció que se uniera a la compañía, dándole uno de los colmillos del dragón para que investigara que era, para así tal vez llamar la atención del gnomo que se identificó con el nombre del “petirrojo”

Comments

jogike Santiago_alvarez

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.